Donkey.bas, ¡CUIDADO CON LA VACA!

16 de Julio de 2014 por Edu

Por si no lo sabe, la pasión de los Obsoletos por los videojuegos clásicos es colosal.

pantallazo del DONKEY.BAS

Pantallazo del DONKEY.BAS sacado de la Wikipedia británica, al parecer la captura de pantalla es de una máquina corriendo el lenguaje de programación GAMBAS. By Piga Software (Self-photographed) [GPL (http://www.gnu.org/licenses/gpl.html)], via Wikimedia Commons


Leer el resto… »

Publicado en Hallazgos, Obsolescencia | Comentarios desactivados en Donkey.bas, ¡CUIDADO CON LA VACA!


Érase una vez: IBM 5150 – 32 veranos del PC

12 de Agosto de 2013 por Edu

Anuncio IBM PC and me

Amigüitos, el IBM PC cumple 32 años y está en su más tierna obsolescencia, esos discos flexibles, esa pantalla verde fosforescente, esos altavoces internos, esos 23 kilitos de nada con su teclado y pantalla…
Leer el resto… »

Publicado en Especiales, Obsolescencia | 1 Comentario »


Viaje a Obsoletos

3 de Noviembre de 2012 por blanca

Aunque ya lo supongáis, os cuento que Obsoletos ocurre en algún lugar. Y ese lugar es una Nave, “La Nave”. Y esa nave están en un barrio, Ventas. Y ese barrio en un distrito, Ciudad Lineal. Y ese distrito en una ciudad, que es Madrid. Pero antes no lo era. O bueno, no lo era “exactamente”.

Hace tiempo, antes de que Madrid se convirtiera en la capital que es hoy, fagocitando dentro suyo otros barrios que había a su alrededor, Ventas era una especie de ‘ciudad dormitorio’ de la época que tomaba su nombre de las “ventas” que había en el lugar. Quizás alguien no conozca ya el significo de esa palabra obsoleta (?), pero las ventas eran una especie de fondas que había por caminos o lugares despoblados donde se hospedaba a los viajeros en su camino hacia algún lugar. En nuestro caso, Ventas era el lugar a medio camino, a las afueras de la ciudad de Madrid, donde paraban y se alojaban los viajantes, mercaderes y arrieros venidos del Este de la península que traían sus mercancías para ser vendidas en los mercados de la gran ciudad. Ventas era algo así como la etapa final, el campamento base desde donde dar el gran salto y hacer el negocio que les diera unas cuantas alegrías.

Hoy es un barrio de clase media, popular, con bastantes edificaciones de los años 70 y principios de los 80…parece. Quizás de cuando esos arrieros, viajantes y mercaderes de provincias decidieron dejar sus pueblos y asentarse en el costado derecho de la gran ciudad, más cerca de las ‘oportunidades’. Y la Nave (dentro de un barrio, dentro de un distrito, dentro de una ciudad…), está junto a una casita ‘como de pueblo, escondida al fondo (a la derecha) de un callejón sin asfaltar. Una rareza en el suelo urbano.

Como esos viajeros que se acercaban a la ciudad de las oportunidades para hacer sus negocios, también me he acercado a Obsoletos, procedente del Este de la península y pasando por Inglaterra, para trajinar y conocer qué se traen entre manos y cacharros. Durante casi un mes, observaré, interrogaré, comentaré, tocaré y discutiré con la gente y los cacharros de Obsoletos qué es lo que están haciendo o qué se podría hacer para afrontar la cuestión de la basura electrónica y otros temas relacionadas, como es la obsolescencia programada. Con motivo de una investigación sobre las prácticas innovadoras de la ciudadanía para hacer frente a la basura electrónica (ver blog), me acercaré a la experiencia de Obsoletos para averiguar qué hacen y cómo lo hacen, cómo consiguen estirar y devolver la vida a cacharros electrónicos y ordenadores aparentemente moribundos, qué tipo de conocimientos y habilidades ponen en juego, cómo las comunican y dan a conocer a otros, cómo generan valor a partir de la basura, de aquello que nadie quiere, cómo se puede repensar lo político, la participación y la ciudadanía desde esta experiencia y, en definitiva, cómo se las apañan para jugar y desplazar el límite entre el final de un ordenador y el comienzo de una basura (ver guión).

Todas estas cuestiones, trataré de responderlas junto con Obsoletos, a través de conversaciones, observaciones, documentación, entrevistas y discusiones alrededor de un buen plato de lentejas…o de una gran merendola. Y de todo ello trataremos de dar cuenta a través del blog, mediante una bitácora en forma de posts (esperemos que regulares) que recoja reflexiones, impresiones y comentarios del proceso de investigación.

…como quien viaja desde el Este peninsular hasta la gran capital, alojándose durante un rato más o menos largo en una venta cualquiera, de un distrito, de un barrio, en forma de Nave.

Publicado en e-waste, Obsolescencia | 2 Comentarios »


Mercado de Obsoletos

29 de Octubre de 2012 por skotperez

Mercado de obsoletos… éste es el término que nos encargaron definir para un glosario hace unos meses. Ante el ambiguo y sugerente término, y tras superar nuestra perplejidad, entregamos el siguiente textito acompañado de la imagen demandada. Aquí os lo dejamos:

Podemos imaginar una línea horizontal que representa la utilidad de un producto: a un lado, podemos convenir el izquierdo, el objeto perfectamente útil, que cumple su función sin rechistar; en el opuesto el mismo objeto inútil ya, convertido en desecho. Cada interesado, incluso inconscientemente, puede imaginar el lugar donde debería estar el umbral en que un objeto útil se convierte en desecho.

La industria y el mercado también realizan este ejercicio siguiendo sus intereses que son exclusivamente de rentabilidad económica. Además emplean gran esfuerzo en imponer su umbral como universal, como el único. Prueba de ello son los mecanismos de obsolescencia programada que permiten limitar la vida útil de los productos y proporcionarle así unos beneficios cada cierto tiempo.

En las sociedades en las que funciona aún una cultura de la reutilización y una economía de la reparación, el umbral social que define la transformación de un objeto útil en desecho, coincide con el que marca el mercado; además está a una distancia considerable del límite izquierdo que representa el objeto recién nacido. En estas sociedades reparar es rentable económicamente, mucha gente vive de ello, tan rentable o más que fabricar objetos nuevos, y la reutilización está en el ADN social.

La economía de escala abarató los costes de producción y transporte, los productos de usar y tirar desterraron la necesidad de la reparación y la industria consiguió desplazar el umbral considerablemente hacia la izquierda, reduciendo la vida útil de los productos. Con el tiempo la cultura de la reutilización se fue extinguiendo. Así, la industria consiguió establecer su criterio casi como el único.

El nivel de democratización de los medios de producción que experimentamos con la tecnología actual, y la capacidad de compartir conocimiento y comunicarse que permite internet han provocado que a la industria le resulte mucho más difícil imponer su umbral. Por otro lado, han propiciado la formación de islas de utilidad en el tramo que define el mercado como desecho, por así decirlo, de manera que la frontera entre utilidad y desecho se desdibuja y se vuelve variable.

En este último escenario cada vez existen más herramientas que permiten desplazar el umbral, permitiendo a cada cual decidir según sus necesidades dónde situarlo. Éste se puede definir en función del tiempo que se quiera invertir en un objeto, de lo que nos importe su impacto ecológico o de cualquier otro factor que nos interese, ya no tiene por qué ser la rentabilidad económica la que decida. Bienvenidos al nuevo mercado de obsoletos.

Publicado en e-waste, Obsolescencia | Comentarios desactivados en Mercado de Obsoletos


La obsolescencia según Don Delillo

29 de Noviembre de 2011 por skotperez

Acababa de enterarme de que, en lenguaje de los bancos y de otras entidades globales, los PBD eran países de bajo desarrollo.

—Esos pequeños países de piel morena. Sí, se trata de un feo asunto que cada vez va a más. Hay países que aceptan unos honorarios equivalentes a cuatro veces su producto interior bruto para admitir la entrega de un cargamento de desechos tóxicos. ¿Qué ocurre después de eso? Mejor no saberlo.

Don Dedillo (1997) Submundo

Publicado en e-waste, Obsolescencia | Comentarios desactivados en La obsolescencia según Don Delillo


Obsolescencia programada en tierras de la tecnología apropiada

16 de Noviembre de 2011 por skotperez

Hace unos meses estuve pasando una temporada en Chiapas, en el sur de México; allí tuve la oportunidad de entrar en contacto con el movimiento zapatista y comprobar cómo lidian en las comunidades indígenas con la tecnología. Tienen un amplio sentido de la tecnología apropiada, y conciencia plena de cada solución tecnológica que adoptan.

Un amigo que está trabajando con las comunidades zapatistas, me pidió un textito que hiciese un recorrido rápido y completo al tema de la obsolescencia programada. Lo compartimos ahora aquí en el blog:

Sabías que la tinta de las impresoras es uno de los líquidos más caros del mundo, probablemente el producto más caro que se vende al consumidor de a pie. Sabías que las bombillas incandescentes fueron fabricadas en un principio para durar más de cien años. Estos dos fenómenos son ejemplos de los mecanismos que se agrupan dentro de lo que se conoce como obsolescencia programada.

Qué es eso de la obsolescencia programada

La obsolescencia programada consiste en una serie de mecanismos que permiten a las empresas controlar la vida útil de los productos que fabrican, acortándola según les convenga en cada caso para asegurarse unas ventas determinadas.

Qué beneficios trae la obsolescencia programada a las empresas

Los objetos tecnológicos, como muchos otros productos de consumo, no solo generan beneficio económico cuando son vendidos tras ser fabricados, adquieren un nuevo valor cuando se convierten en residuo, así que acortar su vida útil permite a las empresas obtener más rápidamente un doble beneficio. Por un lado, el consumidor tendrá que reemplazar el producto que ha comprado con una periodicidad mayor, y por otro al convertirse el producto en residuo la empresa también obtiene un beneficio directo al venderlo como material de desecho.

El recorrido global de los residuos tecnológicos

Esta reencarnación de los productos en residuos es beneficiosa económicamente debido a las diferentes legislaciones que regulan el tratamiento de los residuos tecnológicos en el mundo. Los países con normativa más estricta, que coinciden con lo que conocemos como primer mundo se aprovechan de la existencia de regulaciones más laxas o la desrregulación total que pueden encontrar en otros países, generalmente en lo que conocemos como tercer mundo. La gestión y recuperación informal de residuos es un importante sector económico en países como India, China y varios países africanos. Las empresas del primer mundo prefieren vender sus residuos a estos países, en vez de gastar dinero en deshacerse de ellos de la manera que dicta la normativa de residuos en sus países. De esta manera, los productos se venden al menos dos veces, una como bien de consumo y otra como residuo.

Cuáles son los problemas de acortar la vida de los productos

Evidentemente los primeros perjudicados son los bolsillos de los consumidores que tienen que vaciarse con mayor frecuencia. Sin embargo quizás sean más comprometedores a largo plazo para los consumidores los recortes de libertad que sufren. Cualquier mecanismo de obsolescencia programada implica un recorte de libertad para el consumidor, necesario para que la empresa pueda tener controlado el producto y en los casos más elaborados también al consumidor.

Volvamos a la tinta de las impresoras. Comprar una impresora doméstica último modelo no cuesta más de cincuenta dólares americanos. El problema viene cuando se acaba la tinta y descubrimos que comprar un nuevo cartucho cuesta más que la propia impresora, lo que convierte estos artefactos en impresoras de usar y tirar. Podemos definir esta situación como económicamente fastidiosa, pero cualquier consumidor que mire su dinero no se comprará más de una impresora de esta tipo.

Los mecanismos de obsolescencia programada mejor diseñados no dejan escapar al consumidor tan fácilmente, en cambio se esfuerzan en crear usuarios cautivos. Cada vez más las empresas se aseguran de que cuando un consumidor adquiere uno de sus productos se vuelva dependiente de un sistema que ellas controlan. Dentro de estos sistemas cerrados es incómodo, a veces realmente difícil, funcionar si no se siguen las reglas internas que marca el fabricante. Los sistemas cerrados no son en sí mismos un mecanismo de obsolescencia, pero sí crean consumidores cautivos, consumidores con los que pueden hacer lo que quieran, por ejemplo obligarles a renovar sus productos con la periodicidad que decidan. Quizás uno de los mejores ejemplos de sistema cerrado es el ejército de cacharros tecnológicos de Apple.

Por supuesto, el otro gran perjudicado de esta historia es el medio. La obsolescencia programada no entiende de huella ecológica. Basta ver cualquier reportaje fotográfico sobre los principales vertederos tecnológicos del planeta para aproximarse a la dimensión del impacto de los residuos electrónicos. Guiyu en China es probablemente el vertedero electrónico más grande del planeta: una gran extensión de territorio, una auténtica ciudad construida sobre montañas de residuos. En Guiyu todas las reservas subterráneas de agua están contaminadas y los problemas de salud en los trabajadores que aspiran a diario los efluvios de los materiales quemados en los rudimentarios procesos de separación de componentes son asombrosos.

Por qué hablamos de obsolescencia en los objetos tecnológicos

La obsolescencia programada no solo existe en el sector tecnológico, pero es en este sector en el que alcanza quizás su plenitud. Quizás debido a la falta de control y la falta de información por parte de los consumidores, en un área de conocimiento que tradicionalmente ha sido territorio de los expertos. Quizás debido también a que los residuos tecnológicos son de los más difícilmente tratables y asimilables por su contenido en sustancias dañinas para el entorno y el ser humano.

Qué se puede hacer para no caer en las garras de la obsolescencia programada

Mantener la autonomía tecnológica es quizás el mayor logro al que puede aspirar un usuario de tecnología. Dicho de otra manera, mantener el control sobre la herramienta que es el objeto tecnológico. Esto implica de partida plantearse la necesidad de una nueva adquisición. En este sentido, es importante hacer el esfuerzo de separar el valor económico del objeto de su valor de uso: el bajo coste o incluso la gratuidad no debería ser un factor determinante a la hora de adquirir un nuevo objeto. En esta misma línea, plantearse maneras alternativas de consumo que impliquen por ejemplo propiedad comunitaria; incluso replantearse más profundamente el papel del consumidor. Los movimientos Hazlo tú mismo (Do It Yourself) o mejor aún Hazlo con otros (Do It With Others) que reúnen a todo un ejército de prosumers (productores consumidores) son una manera muy eficaz de empoderamiento, ya que implican un aprendizaje y un conocimiento que hacen evaluar realmente las necesidades por un lado, y el producto desde el punto de vista de lo que cuesta construirlo y no únicamente lo que cuesta comprarlo, rompiendo la disociación entre productores y consumidores, desterrando la figura del experto, y consiguiendo una mayor autonomía tecnológica para ellos.

Publicado en e-waste, Obsolescencia | 3 Comentarios »


El Cybiko, un gadget que no llegamos a querer | 16 de Febrero de 2011 por paaq

Cuentan en Teknoplof la historia de un ordenador de mano que apareció en el año 2000 y del que muchos no habíamos oído hablar: el Cybiko. Un interesante caso de obsolescencia por riada, pues aunque el Cybiko recogía todas las tecnologías de su época a un buen precio, los avances en las PDAs lo dejaron enorme, engorroso e inservible en tres años: en ese tiempo, la informática de bolsillo adoptó las pantallas en color, el wifi y comenzó a converger con la telefonía.

Etiquetas: | 4 Comentarios »


Echamos de menos a los viejos Nokia

11 de Febrero de 2011 por paaq

Como decía Miki en un comentario hace unos días, corre por internet una tabla comparativa entre el Iphone 3G y el veterano Nokia 3310, a raíz de los habituales capados a los que Apple somete a sus productos. Hela aquí:

Ah, el viejo 3310. Tan robusto que se desgastaba ¿Te acuerdas cuando las cosas tenían tiempo a desgastarse, golpe a golpe, antes de morir de algo más grave? Mis últimos móviles no han pasado por ahí: o bien una tecla dejaba de funcionar de repente y para siempre, o bien el aparato moría a la primera estocada del destino. Un Nokia de los 90 te decía cuánta vida llevaba encima. Y… ¿es cosa mía o la primera en joderse solía ser la tecla 4?

Enlazamos así con la idea de Lekki, una empresa francesa que ha sabido ver el futuro y vende dos teléfonos: el Lekki StarTAC y el Lekki 3210. Ambos copias de modelos míticos en nuestros bolsillos. Yo le tengo debilidad al StarTAC, con ese rollo de narcotraficante que se trae, pero es el Nokia 3210 el que parece estar en el alma de la gente, a juzgar por la popularidad que ha tenido la noticia.

Lo cachondo es que respetan el logo y todo

Creo que en España fue más popular el 3310, el de la comparativa de arriba, que es más gordito y supongo que más barato en su día. Hablemos de pasta, por cierto: 85 euros por el 3210 y 150 euros por el StarTAC es lo que piden. Así que, desgraciadamente, y teniendo en cuenta lo que se consigue hoy en día por ese precio, ya sabemos dónde va a acabar esta iniciativa empresarial.

Publicado en Iniciativas, Obsolescencia | 7 Comentarios »


Adios, cassette en el coche, adiós

11 de Febrero de 2011 por paaq

Reconozco que esta despedida me ha pillado un poco por sorpresa. Dicen en Ballesterismo que ya no se venden reproductores de cintas en los coches nuevos, al cesar la producción del Lexus SC 430, que ofrecía como opción un equipo de audio con cargador de CDs y reproductor de cassettes.

Así que he echado un vistazo a las típicas tiendas online de productos electrónicos y, efectivamente, parece que ya no los venden con el coche ni sin él; es imposible comprarle un radiocassette nuevo al carro. De segunda mano se puede encontrar de todo, desde radios cutres por cuatro duros hasta equipos de lujo en su día.

Dos de las posibilidades que en 1987 tenían los alemanes para disfrutar del sonido en un Renault Supercinco

Personalmente, no voy a echarlo nada de menos. Mi primer coche, veterano hace ya doce años, contaba con una entrada de audio a la que enchufar el MP3, el discman o lo que fuera, así que nunca he usado una cassette en carretera.  Recuerdo, de niño, el terrible bucle Mecano – muiñeiras- Juanito Valderrama que amenizaba nuestros viajes en familia; las tres cintas que había en el coche. Pero bueno, comprendo el concepto. Lo del cargador de CDs, en cambio, siempre me pareció surreal: albergar tal trasto en el maletero es tan útil como tener la guantera bajo el capó.

Debe ser por esta falta de cariño que no me he preocupado mucho de trazar la historia del radiocassette para el coche. A grandes rasgos, comenzó a implantarse desde que Philips comenzó a fabricar cassettes a mediados de los 60, y tuvo una vida longeva hasta bien entrados los 90, pues los primeros lectores de CDs tenían problemas con las vibraciones y movimientos propios de un vehículo.

Eestoy seguro de que alguno de vosotros tendrá historias que contar sobre su radiocassette ¿Lo sacabas al aparcar el coche en la calle para que no lo robara un quinqui? ¿Tenías una caja especial para las cintas adaptada a la guantera? ¿Grababas canciones de la radio para luego escucharlas en el coche?

Publicado en Obsolescencia | 16 Comentarios »


Stracraft II

8 de Febrero de 2011 por paaq

En el mundo de los videojuegos, a veces sucede que un proyecto se publicita demasiado antes de llegar a puerto. Starcraft revolucionó los juegos de estrategia en tiempo real en 1998, y el año pasado, tras muchísima espera y expectación, salió Starcraft II.

Recuerdo las tardes en el ciber, jugando como locos al Starcraft. Que la segunda parte no permita el juego en red local es a la vez un signo del cambio de los tiempos-ay, ya no se juega con varios ordenadores alrededor de la mesa- y un impedimento para recuperarlos. También noto que en esta década y pico las empresas de videojuegos han ganado tanto poder como para poder tratar a sus clientes como trapos, tras la senda del cine.

Publicado en Obsolescencia | 5 Comentarios »


Asimov y los ordenadores | 7 de Febrero de 2011 por paaq

Isaac Asimov, como muchos escritores de ciencia ficción de su generación, nunca estuvo interesado por los ordenadores, hasta el punto de que el único que poseyó fue un regalo que le duró muchos años:

Puede que el lector piense que, ahora que tengo un ordenador y que estoy al corriente con los tiempos modernos, la gente ya me deja en paz, pues no. A la velocidad que progresan estos aparatos, el mío, que tiene nueve años, resulta medieval. De hecho, ya no se fabrica.

Lo cuentan en Siglos Curiosos.

Etiquetas: | 1 Comentario »


Formatos forzados: ondas

2 de Febrero de 2011 por paaq

La obsolescencia suele ser impulsada por las empresas interesadas en fabricar y vender nuevos productos, pero en algunos casos son los gobiernos y estados los que empujan alguna tecnología al abandono por decreto. Estos apasionantes casos suelen conllevar consecuencias empresariales, sociales, mediáticas y económicas. A partir de hoy repasaremos algunos ejemplos de obsolescencia politizada, comenzando por algo tan actual como son las radiaciones no ionizantes. Que no, que no dan cáncer.

Nuestros gobiernos no suelen tener mucho que decir sobre los formatos que usamos para consumir información. El que quiera escuchar CDs, que los escuche; el que quiera leer un periódico, que lo lea. Pero hay una manera de transmitir información que ha de ser regulada por usar un recurso público y limitado: el espectro radioeléctrico. Las ondas, vaya, y no todas las ondas: la luz también puede ser considerada una onda electromagnética y ahí no se meten. Citemos las tablas de la ley española:

Artículo 3. Concepto de dominio público radioeléctrico.

A los efectos del presente reglamento, se considera dominio público radioeléctrico el espacio por el que pueden propagarse las ondas radioeléctricas. Se entiende por ondas radioeléctricas aquellas cuya frecuencia se fija convencionalmente por debajo de 3.000 gigahertzios que se propagan por el espacio sin guía artificial.

La utilización de ondas electromagnéticas de frecuencias superiores a los 3.000 gigahertzios y propagadas por el espacio sin guía artificial se somete al mismo régimen que la utilización de las ondas radioeléctrica, siéndole de aplicación lo dispuesto en la Ley General de Telecomunicaciones y en el presente reglamento.

Así que las ondas con una frecuencia entre 9 kHz y 3000 GHz se consideran portadoras de comunicación y merecedoras de ser legisladas. Ahí entran desde las emisoras de radio de larga distancia, de baja frecuencia, hasta televisión, móviles y satélites, como podemos ver resumido en este gráfico de la Britannica, pínchalo para verlo más grande:

Todos los gobiernos dignos de tal nombre regulan su espacio radioeléctrico, e incluso algunos que no, como demuestra el éxito de la telefonía móvil en Somalia. En realidad, en este mundo globalizado, hay estándares internacionales que se observan y trasponen a cada país; por tanto, un móvil o una televisión se pueden vender en todo el mundo, o, visto de una manera que espantaría a Marcuse, los consumidores podemos comprar cualquier móvil o televisor.

Y ¿qué son un móvil o un televisor? Pues receptores -o receptores-emisores- que se han de usar para acceder a la información. Estos aparatos son los traductores de toda esa infinitamente compleja, levísima, variación sinusoidal de los campos electromagnéticos a nuestro alrededor. Estas tecnologías suelen ser asimétricas, en el sentido de que hay unas emisoras -de radio, de tele- que emplean potentes equipos y enormes antenas y sistemas de repetición, y unos receptores asequibles que usará el, ya no comunicante, sino consumidor, responsabilizándose de su consumo y mantenimiento. Lo importante de esto es la asimetría entre el poder y medios de las empresas que generan las ondas y el de sus clientes. Un número reducido de compañías se reparten la mayoría de las ondas, al ritmo muchas veces de las adjudicaciones por motivos políticos. La comunicación es poder. Por tanto, es comprensible que los gobiernos le hagan más caso a estos grandes empresarios que a las masas iletradas, o incluso que al propio sentido común. En ocasiones, ante el avance de la tecnología, se produce una reordenación del espectro radioeléctrico que afecta tanto a los costosos sistemas de emisión como a los aparatos que tenemos en el bolsillo o en la mesilla del salón. Y, cuando tu tele se ha quedado obsoleta porque esos malditos burócratas decidieron que ya era hora, es bueno preguntarles por los motivos.

A partir de hoy recorreremos el espectro radioeléctrico pasando por la FM, por la televisión digital, por la telefonía móvil analógica o por la radio DAB. Tecnologías que han llegado a sufrir convulsiones y maltrato por parte de los gobernantes, que terminaban por afectarnos a Nosotros, Los Consumidores.

Publicado en Formatos, Obsolescencia | 4 Comentarios »


Publicidad, obsolescencia

23 de Enero de 2011 por paaq

Gracias a Exapamicron redescubro el párrafo con el que comienza 13’99€, un libro de Frédéric Beigbeder que leí hace años, antes de que existiera Obsoletos. Y considero que viene muy al caso:

Me llamo Octave y llevo ropa de APC. Soy publicista: eso es, contamino el universo. Soy el tío que os vende mierda. Que os hace soñar con esas cosas que nunca tendréis. Cielo eternamente azul, tías que nunca son feas, una felicidad perfecta, retocada con Photoshop. Imágenes relamidas, música pegadizas. Cuando, a fuerza de ahorrar, logréis comprar el coche de vuestros sueños, el que lancé en mi última campaña, yo ya habré conseguido que esté pasado de moda. Os llevo tres temporadas de ventaja, y siempre me las apaño para que os sintáis frustrados. El Glamour es el país al que nunca se consigue llegar. Os drogo con novedad, y la ventaja de lo nuevo es que nunca lo es por mucho tiempo. Siempre hay una nueva novedad para lograr que la anterior envejezca. Hacer que se os caiga la baba, ése es mi sacerdocio. En mi profesión, nadie desea vuestra felicidad, porque la gente feliz no consume.

Publicado en Obsolescencia | 5 Comentarios »


Si los ingenieros de tu empresa son unos inútiles, contrata buenos abogados | 13 de Enero de 2011 por paaq

Desde su salida al mercado, la videoconsola PlayStation3 ha surtido de noticias desgraciadas a sus usuarios; normalmente en forma de capado de funciones. Tal vez recuerdes que al principio se le podía poner Linux, era compatible con sus antecesoras PS1 y PS2, conectar dispositivos USB… todas esas posibilidades han ido siendo eliminadas en cada actualización de software de la consola, hasta estos días en los que se ha descubierto el fallo de programación de Sony que permitirá en un futuro muy próximo hackearla por delante y por detrás. La gente de CRySoL lo explica magníficamente en un artículo que nos demuestra que siempre que se pone una valla, alguien intenta saltarla.

Etiquetas:    | 1 Comentario »


¡Muere, maldito!

12 de Enero de 2011 por paaq

Intel y AMD se han puesto de acuerdo ¿En qué se pueden poner de acuerdo las dos partes de un duopolio? Pues en sacarnos los cuartos, obviamente. Así que han sacado una nota de prensa en la que anuncian que abandonarán la tecnología VGA en 2015.

VGA, que significa Video Graphics Array, es en realidad un conjunto de tecnologías que permiten a los ordenadores comunicarse con los monitores desde 1988. Es uno de los últimos estándares populares de hardware creados por IBM para su PC. Hoy en día, aunque VGA se considera lo mínimo y de hecho soporta bastante bien altas resoluciones, tiene su competencia en otros estándares como DVI y HDMI. La novedad de éstos es que transmiten digitalmente los datos, con lo que… los cables cuestan una pasta, no pueden ser muy largos, no son tan agradablemente plug&play, y pueden traer tecnología de encriptado, lo que te impediría ver una peli que el cable decida que no debes ver ¡Pero bueno! Y ojo, que de la calidad de imagen nadie habla porque no mejora.

Los argumentos reales para sustituir el VGA -o sea, reales aparte de matar una tecnología barata, sencilla y robusta para sustituirla por otra cara con la que ganar más dinero- son básicamente su relativamente alto consumo (5 voltios) y el tamaño del enchufe.

El caso es que todo lo relacionado con el home cinema -televisores, decodificadores, centros multimedia- se conectan mediante cables de éstos raros. Es probable que tengas uno. Nosotros lo máximo que hemos llegado a catar es el DVI, que según la misma nota de prensa de AMDIntel ¡también está obsoleto! Así que llamamos a la rebelión. VGA es una tecnología perfectamente válida y para sustituirla -en nuestros corazones y en nuestros ordenadores- van a tener que darnos algo que la mejore notablemente.

Publicado en Formatos, Obsolescencia | 4 Comentarios »


« Entradas Anteriores