Echamos de menos a los viejos Nokia

11 de febrero de 2011 por paaq

Como decía Miki en un comentario hace unos días, corre por internet una tabla comparativa entre el Iphone 3G y el veterano Nokia 3310, a raíz de los habituales capados a los que Apple somete a sus productos. Hela aquí:

Ah, el viejo 3310. Tan robusto que se desgastaba ¿Te acuerdas cuando las cosas tenían tiempo a desgastarse, golpe a golpe, antes de morir de algo más grave? Mis últimos móviles no han pasado por ahí: o bien una tecla dejaba de funcionar de repente y para siempre, o bien el aparato moría a la primera estocada del destino. Un Nokia de los 90 te decía cuánta vida llevaba encima. Y… ¿es cosa mía o la primera en joderse solía ser la tecla 4?

Enlazamos así con la idea de Lekki, una empresa francesa que ha sabido ver el futuro y vende dos teléfonos: el Lekki StarTAC y el Lekki 3210. Ambos copias de modelos míticos en nuestros bolsillos. Yo le tengo debilidad al StarTAC, con ese rollo de narcotraficante que se trae, pero es el Nokia 3210 el que parece estar en el alma de la gente, a juzgar por la popularidad que ha tenido la noticia.

Lo cachondo es que respetan el logo y todo

Creo que en España fue más popular el 3310, el de la comparativa de arriba, que es más gordito y supongo que más barato en su día. Hablemos de pasta, por cierto: 85 euros por el 3210 y 150 euros por el StarTAC es lo que piden. Así que, desgraciadamente, y teniendo en cuenta lo que se consigue hoy en día por ese precio, ya sabemos dónde va a acabar esta iniciativa empresarial.

Publicado en Iniciativas, Obsolescencia | 7 Comentarios »


Los objetos nos ayudan a ser mejores personas

9 de octubre de 2009 por paaq
Muy bien

Muy bien

Si el otro día le dábamos unos cuantos palos a Nokia por la evolución de su software, hoy le reconoceremos un detalle que me encantó desde el primer día que lo vi. Cuando desenchufo el teléfono del cargador, el aparato me recuerda que no estaría mal desenchufar también el cargador para ahorrar energía. Frente a los televisores diseñados para quedarse en standby o las cunas de recarga de mp3 y cámaras, diseñadas para no desenchufarse nunca, Nokia apuesta por los buenos hábitos y por ayudar al consumidor a ser mejor persona.

Publicado en Hallazgos | 2 Comentarios »


O Nokia, where art thou

6 de octubre de 2009 por paaq

Nokia es el primer fabricantes de teléfonos móviles del mundo. Eso, combinado con la afición que tenemos a cambiar de teléfono cada año, se traduce en que casi todos los europeos hemos usado un Nokia alguna vez. Los nombres de sus modelos se componen normalmente de cuatro cifras, y hay literalmente cientos de ellos, por lo que es difícil recordar un modelo en concreto. Los diseñadores de la empresa finlandesa trabajan mucho para que todos sus aparatos tengan similar identidad, funcionen de manera parecida y así pasar de uno a otro sea indoloro. Es una manera de apoyar el proceso de obsolescencia planificada por el que cambiamos de móvil aunque el viejo todavía funcione.

Una de las grandes bazas para el mantenimiento de la usabilidad era, antaño, el software del teléfono. El menú de los Nokia clásicos, y con ello me refiero a los teléfonos de hace como ocho años (¿alguien sabe si tiene nombre este programa?) es una de las aplicaciones de mejor usabilidad que he visto en mi vida: consiste en un árbol simple en el que la lista de opciones se recorre de arriba a abajo. Dos teclas junto a la pantalla pueden adoptar distintas funciones según el caso, funciones que se ven indicadas en la propia pantalla. Las teclas numéricas sirven para acceder directamente a tal opción del menú, por lo que los accesos directos son un número de dos o tres cifras.

Nokia 6310i

Nokia 6310i

Usemos como ejemplo el Nokia 6310i de mi compañero cogollo. Acceder al despertador consiste en pulsar menú (que es una de las teclas multifunción bajo la pantalla, la de la izquierda) y luego 4 y 1. El 4 es el acceso directo a “opciones” y el 1 a “alarma”. Con tres teclas hemos llegado a la configuración de la alarma/despertador. Más allá de que el 41 sea un número sin significado, la función de alarma es algo que se usa bastante, por lo que es el dedo el que acaba aprendiendo a moverse por las teclas; guardamos un recuerdo táctil y cinético, no numérico ¿Nunca te ha pasado no recordar un número de teléfono hasta que no lo marcas en un teclado?

Sin embargo, este mantenimiento de la usabilidad choca con la ola de aplicaciones que invaden el pequeño aparato de nuestros bolsillos en los últimos años. Más o menos por orden: WAP, pantalla a color, sonido real, cámara de fotos, manejo de archivos, internet. Por algún motivo, los chicos de Nokia dedujeron que, a más aplicaciones, más botones, y a esto hemos llegado:

Nokia N78

Nokia N78

Les presento mi móvil: un Nokia N78. Tiene cámara de fotos y vídeos, radio, reproductor de música y de vídeo, GPS, wifi… Es normal que con tantas funciones, necesite más botones que el viejo 6310i. Veamos: están los dos botones multifunción bajo la pantalla, también el verde de descolgar y el rojo de colgar… pero los botones de dirección ahora son cinco, en lugar de dos. Es lo que se llama un joystick: arriba, abajo, derecha, izquierda y seleccionar. También hay otros dos botones debajo de los de colgar y descolgar: uno de menú y el c, que sirve para borrar o volver atrás en lo que estemos haciendo. Por último, hay un botón metálico ahí en medio que no se sabe muy bien para qué es. Efectivamente, no es para nada en concreto: es un acceso directo que podemos configurar como queramos. En los laterales, dos botones necesarios para las nuevas funciones de los móviles del mañana: uno para subir y bajar el volumen, y otro para acceder a la cámara de fotos.

Pues bien, los Nokia de la gama N como éste usan un sistema operativo llamado Symbian, descendiente de una antigua estirpe de software para PDAs. Todo es de colorines y configurable: la pantalla del menú, los accesos directos, el aspecto… Soy el primero entusiasmado con estas posibilidades, pero diría que el 80% de los usuarios de este teléfono no han tocado nada. Y es que hay demasiadas cosas que tocar. El menú presenta las opciones en una matriz de tres por cuatro, por lo que hay más cantidad de opciones en la pantalla. No digo que esté mal hecho, lo que sucede es que es difícil controlar mil cosas con un solo aparato.

Lo gracioso es que el método de accesos directos numéricos se ha mantenido más allá de los colores y lo multimedia. Acabo de descubrir que en el despertador en mi teléfono está en menú 9 1. Eso sí, se trata de algo galáctico comparado con la alarma del 6310i: permite poner todas las alarmas que se quiera, con la periodicidad que se desee. El menú consta de cuatro opciones: hora, día de la semana, nombre de la alarma (?) y periodicidad. Yo lo tengo configurado para que suene cada día laborable a las nueve. Es de agradecer, pero, la verdad, prefería el viejo método en el que sólo había una opción: ¿cuándo quieres la alarma? No necesito darte el día y la hora, no necesito ¡por el amor de Dios bendito! ponerle nombre al sonido que me va a despertar mañana por la mañana. Si tuviera un secretario, no le diría: quiero despertarme el miércoles a las nueve cero cero de la mañana, y que a ese despertar le llames Fulgurante Amanecer, y no es necesario que lo repitas al día siguiente. Le diría, sencillamente: despiértame a las nueve.

Además, se nos ofrecen dos inquietantes opciones para una alarma que ya está creada. Son “restablecer alarma” y “desactivar alarma”. Podríamos pensar que, si la alarma no está restablecida y tampoco está desactivada, debe encontrarse en un limbo funcional ¿Sonará o no sonará? Preguntas apasionantes que se realiza uno a las dos de la noche, en estado de semiinconsciencia por cansancio, mientras se pelea con -no lo había dicho todavía- los peores botones que se hayan puesto nunca en un móvil.

Total, que hoy me he dormido y he llegado tarde al trabajo. A cambio, ahora sé que “restablecer” quiere decir “editar” en finlandés.

Publicado en Obsolescencia | 4 Comentarios »


Extraños hacktrimonios: Nokia y Windows | 9 de marzo de 2009 por paaq

Extraños hacktrimonios: Nokia y Windows

Un hacker polaco ha realizado lo que ya se considera el hack más inútil de la historia: correr Windows 3.1 en un Nokia N95. Aquel Windows fue diseñado para los procesadores x86 y no para los ARM del teléfono, por lo que ha usado el emulador DOSBox. En fin, que quede constancia.

Etiquetas:      | 1 Comentario »


Hazte un Mp3

5 de noviembre de 2008 por paaq

El EchoMp3 es un reproductor de música que puedes hacerte tranquilamente en casa. Usa una pila AAA, soporta Mp3 de hasta 256 kbps, ID3 tags, tiene pantalla y todos los controles que los no ipodizados le pedimos a un reproductor Mp3. El almacenamiento se realiza en tarjetas SD de hasta 4 gigas.

Los chicos de TechDesign, belgas ellos, te ofrecen los planos y manuales para que te construyas uno. También venden un kit por 68€, lo que a mi juicio es un buen precio; tal vez mediocre comparado con otros reproductores Mp3, pero estupendo comparado con una maqueta de barco.

Todos los componentes parecen fáciles de encontrar, así que en Obsoletos hemos decidido hacernos uno sin recurrir al kit. Lo interesante es que el EchoMp3 usa la pantalla de un Nokia 3310, lo que es un gran primer paso para aprender a manejar estas pantallas en vista a incorporarlas a futuros proyectos. Pues anda que no se encuentra uno Nokias viejos obsoleteando.

Publicado en Hackeos e ideas | 2 Comentarios »