Nota: no guardar datos valiosos en discos | 31 de Mayo de 2010 por paaq

Guardar nuestros recuerdos en CDs o DVDs grabables no es buena idea. Según han publicado investigadores franceses, la vida media de un disco óptico es de cinco a diez años (en inglés). A pesar de que la lectura de un disco es óptica y se produce mediante un laser que no toca la superficie, las condiciones de humedad y temperatura provocan la degradación de los compuestos orgánicos de los discos grabables.

Lo vimos en menéame

Etiquetas:        | 6 Comentarios »


El dilema digital

6 de Noviembre de 2009 por manu

El principal desafío al que se enfrentan los defensores de los sistemas digitales es alcanzar o superar las ventajas del sistema actual. Dichas ventajas incluyen los estándares globales; acceso garantizado y a largo plazo (100 años como mínimo) sin pérdida de calidad; capacidad de crear copias de las copias maestras para satisfacer oportunidades y requisitos futuros (y desconocidos) de distribución; calidad de sonido e imagen que alcance o supere la calidad del negativo original y la grabación de sonido de producción; autonomía con respecto a plataformas tecnológicas cambiantes; interoperabilidad; e inmunidad ante la creciente inversión económica.

Ahora que estamos participando con Tíscar Lara en la iniciativa de La hemeroteca audiovisual como procomún, creo que es interesante sacar del baúl un texto que encontré en el tríptico de la programación de agosto de la Filmoteca: El dilema digital (pdf, 32 kB)

En realidad el texto se compone de tres artículos de diferentes autores hablando de un mismo problema: la conservación del material cinematográfico en formato digital. Según estos tres eruditos en la materia estos problemas son:

  • El material digital produce mayor volumen físico de almacenamiento, lo que obliga a seleccionar qué material guardar.
  • Su vida útil es menor. Treinta años en el mejor de los casos, frente a los más de 100 años que puede aguantar el celuloide si las condiciones de conservación son adecuadas.
  • Los datos digitales son más frágiles, ya que además del posible deterioro del soporte físico pueden existir futuras incompatibilidades de hardware y software.
  • Para evitar los problemas de compatibilidad se hace necesario migrar periódicamente la información con la posibilidad de que esta se corrompa en el proceso.
  • Como consecuencia de todo lo anterior el coste de almacenaje del material digital es mucho mayor: 12.514$ si se trata de una copia maestra digital frente a 1059$ si la copia maestra es en celuloide.
Niveles de almacenamiento de archivos digitales

Niveles de almacenamiento de archivos digitales.

Esta imagen muestra los diferentes niveles o capas que abarca un archivo digital y la vida últil aproximada de cada uno de los niveles. Cuando uno de los niveles falla hay que cambiarlo y cambiar también los niveles adyacentes para segurar la compatibilidad. El problema es que estamos hablando de una información que queremos que perdure el máximo tiempo posible, al menos 100 años.

Y aquí entra en juego la segunda parte del problema que es el precio del almacenamiento y mantenimiento. Actualmente la densidad de bits de un soporte electrónico obliga a unos precios y volúmenes muy grandes. Solución: seleccionar qué material se guarda y cuál no.

La razón de por qué pese a todos los problemas que acompañan al formato digital este está triunfando sobre el celuloide es fácil de imaginar. Es mucho más barato para el que realiza la película. Claro, que a cambio se pasa de un formato establecido y estable a otro en continuo cambio. Como dicen Milt Shefter y Andy Maltz la principal solución que sugieren los encargados de almacenar el material fílmico digital es:

no permitir que los fabricantes de equipos y los diseñadores de sistemas continúen fomentando la obsolescencia de la tecnología, como hicieron en la industria de la televisión y ahora en el campo de la tecnología de la información. Frente a ello, los interesados deben ser el motor

Un buen consejo, pero difícil de llevar a cabo. El otro día hablábamos de cómo los usuarios del formato de 9,5 mm se hicieron con las riendas de la producción y tratamiento del material. El problema es que en este caso y debido a la complejidad tecnológica del formato digital, los usuarios no pueden ir más allá de una toma de postura como consumidores. Y para que esta postura surta efecto en las empresas fabricantes debe haber una masa crítica de consumidores exigentes y cabreados. Pasó con el Windows Vista, no pasó con el formato BETA…

En conclusión. El formato digital es tan joven que todavía no hay mucho material cuya conservación sea imposible y deba ser migrado (conforme su número crezca, será necesario hacer una selección), por lo que todavía se está a tiempo de encontrar la forma de que la información digital sea preservable.

Publicado en Obsolescencia | 5 Comentarios »


Visita a una fábrica de RAM | 23 de Abril de 2009 por paaq

Visita a una fábrica de RAM

Ya que en breves vamos a visitar una recicladora de RAEEs, viene a cuento dar eco a la visita que hizo la gente de Tweak Town a una fábrica taiwanesa de memoria RAM. Parece bastante artesanal, para ser un proceso realizado exclusivamente por máquinas. Se lo leí al mocillo, que trata la RAM con bastante más cariño que nosotros.

Etiquetas: | Comentarios desactivados en Visita a una fábrica de RAM


Pequeños cuadernos en tarjetas de memoria | 5 de Marzo de 2009 por paaq

Pequeños cuadernos en tarjetas de memoria

En la web de cheeky magpie, dedicada en general a manualidades, cositas pequeñas, bonitas y de colores, han presentado las memorias de una tarjeta de memoria, un minúsculo cuadernillo cuyas tapas están hechas con la carcasa de una tarjeta SD.

Etiquetas:    | Comentarios desactivados en Pequeños cuadernos en tarjetas de memoria


Tarjetas de memoria y la obsolescencia del futuro

25 de Julio de 2008 por paaq

Sony y Toshiba no midieron nada bien su guerra de formatos y perdieron ambos. Resultado: vivimos la Edad Dorada de las tarjetas de memoria flash. A pesar de existir media docena de formatos, todos nos dan gigas a bajo precio, interconectan nuestros aparatos digitales, y ya no se concibe un ordenador sin lector de tarjetas.

Sin embargo, como siempre en el cruel mundo de la informática, ya hay quien está trabajando en el futuro. En el 2005 IBM presentó el proyecto Millipede para cambiar la tecnología EEPROM en la que se basan las tarjetas actuales, que a grandes rasgos usan electricidad para modificar pequeñísimos sectores de silicio. La tecnología de cambio de fase, que parece volver a ser noticia porque han publicado en Science, consiste en usar calor en vez de electricidad, y polímero cristalizable en lugar de silicio, poniendo los sectores alternativamente en fase cristalina o amorfa. Dicen que debería llegar a ser más barato, pero estos días desconfío bastante de aquellos que me propongan generar más calor en el interior de mi pequeño portátil.

Publicado en Obsolescencia | Comentarios desactivados en Tarjetas de memoria y la obsolescencia del futuro