Comprar, tirar, comprar

10 de Enero de 2011 por paaq

Ayer noche se emitió en la 2 de Televisión Española el documental Comprar, tirar, comprar, estrechísimamente relacionado con este blog en cuanto a temática; tan estrechamente que desde ya queda como documental de cabecera. Los televidentes catalanes pudieron verlo hace unas semanas en TV3, y el resto puede acudir al microsite de Comprar, tirar, comprar en rtve.es y pinchar en el link que hay a la derecha, pues la peli estará online durante dos semanas a partir de hoy. Por cierto, nos ha entrado la curiosidad, que tal vez alguno de nuestros lectores de fuera de España podría disolver, de saber si rtve.es permite el visionado de programas desde el extranjero.

Dirigido por la alemana Cosima Dannoritzer, este documental nos ha descubierto un puñado de personas interesantes, comenzando por la propia directora alemana: ha realizado otro documental de temática obsoleta como Amnesia Electrónica, también para TVE, del que nos tendremos que poner a buscar algún rastro.

Bueno, ¿y de qué va el documental? Pues de obsolescencia programada, como reza su antetítulo. De bombillas que se diseñan para durar mil horas cuando podrían durar décadas. De impresoras que dejan de funcionar porque se lo dice un chip que llevan dentro. De baterías de iPod. De basura tóxica en Ghana, producto de esta marea de consumo irracional. A ritmo ágil, pues hay mucho que contar y se intenta recorrer el siglo XX desde los comienzos de la industrialización hasta la era electrónica y tóxica. Nos lo hemos visto emocionados, sintiendo que algo de lo que comenzamos a hablar en un blog hace un par de años llega a la tele, aunque sea la actual ultraminoritaria segunda cadena de TVE.

De los personajes que salen, nos ha llegado al corazón Mike Anane, ghanés que lucha contra el tráfico de residuos electrónicos desde la tierra víctima de tales tratos y con las armas de un periodista. Pero Serge Latouche, defensor de la teoría del decrecimiento, Giles Slade, autor de Made to break, o Casey Neistat, que denunció la imposibilidad de cambiar las baterías de los primeros iPod, se merecerán nuestra atención en un futuro cercano.

Hoy lunes, a partir de las cuatro de la tarde, la directora estará disponible en rtve.es para responder preguntas de los internautas. Yo voy a ver si hay alguna manera de conseguir sus otros trabajos.

Publicado en Hallazgos, Links, Obsolescencia | 19 Comentarios »


Objetos inacabados

17 de Noviembre de 2008 por skotperez

Cultura del consumo, hiperdesarrollo, moda, sostenibilidad, obsolescencia. Palabras que han aumentado su presencia en las conversaciones desde hace un tiempo, y ahora con la crisis el aumento es exponencial. Parece que tengan una cantidad de significado determinada y que cuanto más se usan, a menos significado toca cada uso. Javier Castañeda ha conseguido en su blog, Patologías Urbanas, meterlas todas en un artículo de menos de quinientas palabras conservando su significado intacto.

Aquí en obsoletos hemos hablado de las estrategias de las empresas para controlar el tiempo de vida de sus productos y así imprimir el ritmo deseado a sus ventas. En Patologías Urbanas se aborda el problema de la obsolescencia responsabilizando al consumidor, visto como un niño caprichoso que se cansa de sus juguetes:

El individuo, que ahora estrena por moda o placer, prolonga su personalidad camaleónica y en constante mutación a sus muebles, sus ropas, sus vehículos, sus relaciones y hasta a sus vacaciones. Todo, con tal de relucir embadurnado con una pátina de bronceado ultrarrápido y glamouroso, en un escenario -a medio camino entre cool y fashion-, que automáticamente le sitúe varios escalones por encima del resto.

Lo que más me ha interesado de este artículo es la idea de que la corta vida de los objetos los deja inacabados, la rapidez con la que son catalogados como obsoletos no les permite desarrollarse, no deja que la manera en que son usados madure, no se les llega a dar oportunidad de demostrar todo su valor.

Casi se ve sufrir a los objetos… quizás sea que me acabo de terminar Rechicero de Terry Pratchett y estar sumergido durante unos días en un mundo lleno de objetos animados que tienen sus propios problemas te hace empatizar hasta con un sombrero.

Publicado en Obsolescencia | 1 Comentario »


Cuando la industria se encapricha de lo antiguo

7 de Octubre de 2008 por skotperez

maquina de escribir con teclado dhiatensor
Máquina de escribir con teclado DHIATENSOR. Al final del post sabrás qué carajo es esto. [foto de Ian Ruotsala]

Algo llevamos escrito en obsoletos.org sobre la obsolescencia planificada: esas conspiraciones de la industria en favor de su bolsillo que tienen como efecto colateral la aparición de refugiados tecnológicos en campos de obsolescencia (toma metáfora). Estamos de acuerdo en que las mentes al servicio de la industria son capaces de planificar los derroteros por los que caminarán sus productos, y los departamentos de obsolescencia planificada tienen sus recursos para hacer que sus inventos caminen exactamente hasta dónde quieren hacerlos caminar, y ni un paso más. En obsoletos.org no hacemos más que quejarnos de lo malicioso de estas prácticas. Pues hoy nada de eso. Hoy toca uno de esos casos en los que la industria se encapricha con lo antiguo y no deja lugar a la obsolescencia: el teclado QWERTY.

¿Cómo sino se explica que haya llegado hasta nuestros días? Esta distribución de teclado fue diseñada para los primeros prototipos comercializados, allá por 1867. Tenían severas limitaciones técnicas y no soportaban una velocidad de escritura demasiado rápida ya que las varillas que empujaban los tipos chocaban entre sí y se atascaban, así que hacía falta un teclado que ralentizase la escritura. Con el paso de los años las máquinas se perfeccionaron y fueron desterrando aquellas limitaciones, se inventaron sistemas que no dependían de las varillas. Era el momento de cambiar aquel tedioso teclado difícil de memorizar; casi cada fabricante lanzó entonces su modelo con distribución de teclado propia (el más conocido probablemente sea el DHIATENSOR o ideal). Habían pasado casi quince años desde la aparición del QWERTY, el tiempo más que suficiente para que muchas administraciones y compañías empezasen a usar las máquinas de escribir y consolidasen el QWERTY, y el sistema de varillas, como estándares de facto; el tiempo más que suficiente para que no fuese rentable invertir en enseñar una nueva técnica de escritura. Por así decirlo, el software representado en la capacidad de un humano limitó y sigue limitando al hardware, la máquina de escribir, cuando normalmente es al contrario.

Analizada un siglo después desde el punto de vista del rendimiento, la historia de la máquina de escribir, y por extensión del teclado del ordenador, es un cúmulo de despropósitos; está cargada de características heredadas sin lógica alguna. Podríamos decir que es el caso opuesto a la obsolescencia planificada, un how to que nos cuenta cómo engañar a la obsolescencia hasta tal punto que se convierte en un chiste.

Más o menos viene a ser lo que está pasando con los sistemas operativos para PC en la actualidad. Adivinad quién hace de QWERTY.

La coreografía de tropiezos que conforman la historia de la máquina de escribir se puede leer en una traducción al español de un texto de 1985 de Paul A. David: Cleo y la economía del teclado QWERTY.

Publicado en Obsolescencia, Open Source | 1 Comentario »


Cocinas AGA, para toda la vida

5 de Octubre de 2008 por paaq

Como lectura de domingo, un extracto de Innovación y tradición, como ejemplo de buenas prácticas frente a tanta obsolescencia que nos ahoga.

Las grandes compañías llegaron incluso a crear nuevas variantes de aparatos en apariencia anticuados. Un ejemplo interesante es el de cierta cocina que hoy se asocia a los hogares decimonónicos. Se comercializó por vez primera en 1929, y pertenece a AGA (siglas de Aktiebolaget Gas-Accumulator, o “Compañía de Acumuladores de Gas”), casa sueca de gran relevancia e inventiva que en el período de entreguerras produjo, entre otras cosas, automóviles, radios y equipos cinematográficos. Su presidente, que supervisó su crecimiento desde 1909 hasta 1937, era Nils Gustaf Dalén, quien obtuvo el premio Nobel de Física en 1912 por la labor ejercida en relación con los inventos relacionados con el almacenamiento y el uso del acetileno, y la creación, ligada a éstos, del encendido automático de faros y boyas, lo que hizo que la compañía se encauzara con desenvoltura en el sendero del éxito. Él desarrolló personalmente la cocina AGA, que convirtió en la de mejor rendimiento que se hubiese fabricado jamás, en el sentido de que era capaz de transformar una proporción elevada de combustible en calor útil. Llegado 1934, se estaba vendiendo en todo el planeta, y con posterioridad, la producción se extendió a una decena de países. La compañía dejó de manufacturarla en 1957, aunque en el Reino Unido siguió dándola al mercado y aún lo hace en nuestros días. Se trata de un ingenio de larga vida, que adquirió el prestigio propio de lo añejo en una época en que los fogones más vendidos estaban alimentados por gas y electricidad.

Según la wikipedia, la cocina AGA típica chupa unos cuarenta litros de queroseno a la semana, o bien sesenta litros de propano, o bien 220kWh en los modelos eléctricos.

Cocina AGA
Una cocina AGA inglesa, con sus dos hornos, la chimenea y el bidón de queroseno, foto de lindabutterfly

Estas cocinas, junto con la máquina de coser Singer y otros productos de los que también habla David Edgerton, han conocido el éxito comercial por su combinación de fiabilidad y duración. Tanto las Singer como las AGA están obsoletas en el sentido de que existen tecnologías más modernas que las han sustituido mayoritariamente. Sin embargo, Edgerton llama nuestra atención sobre los millones de familias en todo el mundo, desde Perú hasta la India, que aún cosen con una máquina de pedal. Yo me pregunto qué porcentaje de las personas que habitamos este pequeño planeta cuecen sus alimentos quemando boñigas secas, para las que seguro habrá alguna cocina AGA que sirva.

Publicado en Obsolescencia | 4 Comentarios »


Obsolescencia en Futurama

3 de Octubre de 2008 por paaq

En el décimocuarto capítulo de la cuarta temporada de Futurama, Obsoletamente Fabuloso, Bender llega a una isla desierta donde viven robots obsoletos que le animan a llevar una vida plácida y ascética.

El vídeo está volteado horizontalmente porque youtube no quería dejarme subirlo por esos temas decimonónicos de los derechos y no sé qué. A ver cuánto dura.

Me lo sugirió thehardmenpath con mucho acierto

Publicado en Obsolescencia | Comentarios desactivados en Obsolescencia en Futurama


Obsolescencia en el AVE

29 de Septiembre de 2008 por paaq

El tren de alta velocidad entre Madrid y Barcelona transporta cada día a unas diez mil personas. Todas ellas tienen acceso gratuito a unos cascos que van dentro de una cajita gris. A nosotros, de Madrid a Barcelona, nos lo ofrecieron las azafatas pasajero a pasajero; en el viaje de vuelta cada asiento tenía una cajita en la bolsa del respaldo.

Lo que muchos interpretarán como una cortesía de la casa es una promoción descarada de obsolescencia. Cada día el AVE genera miles de auriculares desechados que se quedan en los asientos, en las guanteras, en el suelo, en las papeleras e incluso por todo el andén una vez desembarcado el personal.

cascos en el ave
cascos en el ave 2

Por nuestra parte, vamos a mirar cómo utilizar las bobinas que llevan dentro para hacer guitarras eléctricas a lo Fela Borbone, ya contaremos qué tal.

Publicado en Así va Obsoletos, Obsolescencia | 6 Comentarios »


Principios de obsolescencia: Timex

21 de Septiembre de 2008 por paaq

Muchos recordamos los Swatch como el paradigma de reloj asequible: son modernos, baratos, no se pueden reparar y aparecen nuevos modelos cada temporada. Pues bien, el Swatch no es más que la versión suiza y en cuarzo de otro concepto de reloj que llegó a triunfar mucho más: el Timex americano de los años cincuenta y sesenta. A finales de esa década uno de cada dos relojes que se vendían en EEUU era un Timex. La empresa que los creó, que cambió de nombre unas cuantas veces, hizo historia al vender relojes de buen diseño, aceptablemente precisos, aceptablemente baratos, y que se podían comprar prácticamente en cualquier sitio.

Pero lo que realmente marcó la diferencia fueron los anuncios. Timex anunciaba sus relojes como resistentes a todo tipo de perrerías, y así lo demostraba en espectáculos televisivos en los que se sumergían relojes en peceras, se ataban a flechas que a continuación se disparaban contra cristales, etc. En youtube hay docenas de ellos, me quedo con éste porque salen delfines:

He transcrito la historia completa del Timex tal y como la leí, me parece una lectura de domingo interesante para conocer los comienzos de lo que hoy llamamos obsolescencia: la producción en masa de artículos tecnológicos personales, producción tan optimizada que se logra vender el producto a un precio inferior al que costaría cualquier modificación o reparación por manos humanas.


Leer el resto… »

Publicado en Obsolescencia | 1 Comentario »


No Obsolescencia: ordenadores en el espacio

16 de Septiembre de 2008 por paaq

Estoy estos días recopilando textos de todo tipo sobre la obsolescencia para las conferencias y talleres que comenzaremos en tres o cuatro semanas en la UCM y la UCLM, y hete aquí que esta mañana hemos descubierto un delicioso artículo en inglés sobre los ordenadores que usan las naves espaciales: Computers in space.

El tema tiene mucha miga, porque las condiciones de una nave espacial albergan muchos peligros para un ordenador que consideraríamos normal:la falta de gravedad dificulta enfriar los componentes por convección, pero si el ordenador no está dentro de la cabina la ausencia de aire obliga a enfriarlo por radiación, un método muy ineficiente. En el vacío tampoco funcionan los discos duros, que necesitan un colchón de aire entre las agujas y los discos para funcionar. Sin embargo, los rayos cósmicos suponen el mayor quebradero de cabeza; lejos de la protección del cinturón de Val Allen que disfrutamos los terrícolas, una nave espacial está expuesta al equivalente cósmico de un tiroteo en la calle mayor de Tombstone, con disparos en todas direcciones que pueden afectar a un chip en cualquier momento, sin saber cómo ha pasado y dónde está el problema.

Por eso, los sistemas informáticos usados en la investigación espacial tratan de ser lo más sencillos y robustos posible. El almacenamiento se realiza con memorias de ferrita y con cintas magnéticas. Los procesadores que usa la Estación Espacial Internacional son versiones del 386, que apareció a mediados de los ochenta. Los robots que tenemos dando vueltas por Marte usan procesadores RAD6000, resistentes a la radiación cósmica pero menos potentes que el de mi móvil. En fin, con los cacharros que envía la humanidad a miles de kilómetros no podríamos ni jugar al Civilization II, pero es lógico: la inversión en tecnología se centra en las antenas y sensores, y es mejor realizar las tareas de procesamiento en un sitio donde cambiar una memoria no cueste miles de millones de dólares.

Publicado en Links, Obsolescencia | Comentarios desactivados en No Obsolescencia: ordenadores en el espacio


La obsolescencia asumida de las impresoras

5 de Agosto de 2008 por paaq

El tendero digital ha cambiado recientemente de impresora, un buen comienzo para hablar de obsolescencia:

Y por la cuarta parte que cuesta ponerle los consumibles a una impresora antigua, tenemos una más moderna, más rápida, con más resolución y los consumibles nuevos. Esto es de locos.

De locos, sí. Muchos modelos de negocio -telefonía móvil, cafeteras Nespresso- se basan en proporcionar a bajo coste el hardware principal para ganar dinero con los consumibles. El tema es que Movistar capa sus móviles para que no puedan ser usados con otras operadoras, nadie más que Nestlé fabrica los carísimos dedales de café para la Nespresso… y las impresoras vienen con unas advertencias así de grandes sobre lo malo y cancerígeno que sería ponerles cartuchos de marca blanca (y ojo, que mi madre hace mucho caso de estos carteles).

Resultado: las tarifas de telefonía más elevadas de Europa, cafés en casa más caros que en una cafetería… y la tinta de impresora es el líquido más caro del mundo. Cerrar la tecnología para ganar dinero con el consumo es siempre un modelo ineficiente e imparcial en el que perdemos los consumidores.

La extraordinaria vigencia de este modelo de negocio en España me aterra, el mensaje es disfrútalo hoy, págalo mañana. No es necesario advertir que ese slogan ha sido el de la burbuja inmobiliaria y económica en España estos últimos años: dame el dinero y corre, ya hablaremos de la letra pequeña, vive el ahora, puedes permitírtelo. El marketing obvia el futuro. Está bien, es su trabajo, pero los consumidores deberíamos tener unas miras algo más allá de la belleza de la carcasa de un producto ¿Es que acaso no sabemos para qué coño nos compramos las cosas?

¿Cuántas veces habré oido “me voy a comprar una impresora, que necesito imprimir una cosa”? Pues jamás he escuchado a nadie decir “me voy a comprar un coche, que el jueves me voy a León”. Aunque la compra de un automóvil es, en términos brutos, la más pasional que realiza una persona media en su vida, ésta siempre se mirará revistas, acudirá a amigos y conocidos, se interrogará sobre sus necesidades propias (¿diésel o gasolina? ¿ranchera o monovolumen?), realizará un trabajo de campo en el cual el anuncio del coche ya no tiene importancia alguna. Por contra, muy poca gente mira al futuro cuando se compra un aparato electrónico.

Dicho todo esto ¿sufren las impresoras de obsolescencia planificada? Pues mira, yo lo llamaría obsolescencia asumida. HP no planifica la obsolescencia de sus impresoras, la da por hecha. Hoy en día, cuesta tanto una impresora de gama baja como sus propios cartuchos, por lo que en principio comprar una impresora nueva cada vez que se agota la tinta es una decisión racional (en realidad no lo es: los cartuchos que vienen con la impresora traen menos tinta). HP vende su hardware a precio de coste, pero con que alguien recargue un juego de cartuchos de tinta ganan más que con diez impresoras. Yo lo veo un poco como pescar con dinamita: qué más da que mueran doscientos peces, si yo tengo el que necesitaba para mi cena.

Publicado en Obsolescencia | 2 Comentarios »


Planned obsolescence

4 de Junio de 2008 por skotperez

Planned obsolescence (also built-in obsolescence in the United Kingdom) is the process of a product becoming obsolete and/or non-functional after a certain period or amount of use in a way that is planned or designed by the manufacturer. Planned obsolescence has potential benefits for a producer because the product fails and the consumer is under pressure to purchase again, whether from the same manufacturer (a replacement part or a newer model), or from a competitor which might also rely on planned obsolescence.

[…]

For an industry, planned obsolescence stimulates demand by encouraging purchasers to buy again sooner if they still want a functioning product. […] There is, however, the potential backlash of consumers who learn that the manufacturer invested money to make the product obsolete faster; such consumers might turn to a producer, if any, which offers a more durable alternative.

Planned obsolescence, Wikipedia in english.

Que la industria y las empresas planifican la vida útil de sus productos no es una novedad, como tampoco lo es que gracias a ir recortando esta vida útil incrementan sus beneficios cuantiosamente. También es evidente que estas estrategias en las que la actualización de productos y servicios es obligatoria para el consumidor hace que muchos no puedan sostener el ritmo que marcan las empresas, quedandose sin servicio de mantenimiento, sin piezas de recambio, sin actualizaciones de software… obsoletos, en definitiva.

Las estrategias para conseguir la obsolescencia son cada vez más complejas hasta el punto de que la mayor parte de las empresas tienen un departamento dedicado a su planificación. Leyendo las estrategias para conseguir la obsolescencia en el artículo de la Wikipedia me ha llamado la atención la absurdez de la que llaman Notification Obsolescence. Básicamente consiste en que el objeto queda obsoleto cuando te lo dicen; a veces es el propio objeto el que se queja:

Some companies have developed a very sophisticated version of obsolescence in which the product informs the user when it is time to buy a replacement. Examples of this include water filters that display a replacement notice after a predefined time and disposable razors that have a strip that changes colour. If the user is notified before the product has actually deteriorated, planned obsolescence is the result. In this way obsolescence can be introduced without going to the expense of developing a new replacement product.

Desde nuestro punto de vista lo interesante de la obsolescencia planificada es precisamente su planificación. Las empresas pueden llegar a planificar la muerte de un producto a varios años vista. Por supuesto, en la mayoría de los casos, estas políticas son secretísimas. Pero toda planificación se puede contraplanificar y eso es lo interesante.

Imaginaos que cuando las cintas de vídeo estaban desapareciendo en pro de la mayor calidad que ofrecía el entonces nuevo soporte DVD alguna empresa hubiese planificado un aprovechamiento masivo de las carcasas, desarrollando una idea y comercializándola. La consecuencia es que la empresa habría hecho dinerillo. Pero quizás si estas contraplanificaciones para aprovechar algún producto obsoleto se extendieran la obsolescencia no sería tan rentable para las empresas y no estaría tan extendida.

Nosotros, como reutilizadores de objetos obsoletos, intentamos hacer ejercicios de previsión. Os planteamos uno: ¿Qué pasará con las pantallas LCD tras el lanzamiento de Windows 7?

Publicado en Obsolescencia | 2 Comentarios »