Linternas para las pilas de Polaroid

29 de Julio de 2009 por paaq

Hace unos días Iñaki Madariaga nos dejó un comentario sobre las pilas que alimentaban las cámaras Polaroid de la serie 600, la más conocida de cuantas fabricó la empresa que acaba de abandonar este sistema de fotografía instantánea.

Resulta que las baterías que alimentaban el flash venían dentro del cartucho de papel fotográfico, por lo que eran reemplazadas cada vez que se cambiaba éste. Hubo varios modelos de cartuchos compatibles con las cámaras de la serie 600, pero los estándar daban para 12 fotos con una sensibilidad de 640 ISO, con una batería plana de 6 voltios. Es de suponer que en 12 fotos con flash no consumes la carga de la batería por mucho flash que tenga la Polaroid, por lo que miles de baterías se iban a la basura habiendo dado sólo un poco de lo que podían. Un despilfarro.

Sin embargo, a Polaroid debieron sobrarle unos cuantos miles de esas baterías a finales de los años 80, porque sacó al mercado una linterna desechable que aprovechaba la misma pila que los cartuchos de fotos, ahora llamada Pola Pulse. Su forma plana permitía a la linterna ser muy pequeña, ligera y potente, ideal para llevar en la guantera del coche o en el bolso. Eh, no pongas esa cara, los que hemos sido boy-scouts en los 80 recordamos nuestra primera linterna halógena y lo que pesaba. Esta pequeña linterna, al ser desechable, no estaba diseñada para cambiar la batería fácilmente, por lo que aguantaba bastante bien el agua y los elementos. Por último, al llevar una pila muy potente, su duración se iba más allá de los cuatro años.

Linterna desechable de Polaroid

Linterna desechable de Polaroid

El propio Iñaki nos ha enviado las instrucciones para extraer la pila de un cartucho usado y ponerla en la linterna. Citemos:

El asunto surgió por que me regalaron una linterna Polaroid al comprar unas cargas de sus películas.

La linterna junto a una bellísima Polaroid Supercolor Esprit

La linterna junto a una bellísima Polaroid Supercolor Esprit

Cuando se acabó la pila de la linterna lo primero que hice fué abrirla, ya que pensaba que estaba alimentada con alguna pila-botón (la linterna es plana), así  descubrí que albergaba una pila similar a la que está dentro de cada cartucho de fotos (una cada 10 fotos), que hace funcionar el flash y expulsar la foto de la cámara. Sólo tenía que hacer que los contactos concidieran con la posición de los contactos de la linterna.

La pila y la linterna, destripadas

La pila y la linterna, destripadas

Para eso se retira una capa del cartón que envuelve la pila (pila intacta fig A) y se recorta en la parte posterior hasta hacerlos coincidir con los contactos de la linterna (fig B pila preparada para meter en la linterna). La cosa está muy clara por que los contactos de la linterna son el propio botón y un cable pelado en la parte superior (lo podéis ver en la figura C que es la linterna desmontada). Fácil.

Si se han hecho muchas fotos en exterior, el flash no se dispara a plena potencia, así que la pila tiene chicha para iluminar bastante.

Por cierto, del cartucho también se aprovecha el receptáculo metálico, útil para guardar las fotos una vez reveladas, de diez en diez e incluso utilizarlo como expositor.

Interesante apunte, pues una tejana llamada Amy (y ya sabemos que los tejanos son especialmente obsoletos) ha publicado este tutorial para reutilizar una carcasa de cartucho de Polaroid como sujetafotos de nevera. Muchísimas gracias a Iñaki por este sencillo tutorial, a ver si nos hacemos con una de éstas pilas y la ponemos a prueba.

Publicado en Hackeos e ideas, Obsolescencia | 1 Comentario »


¿Cuánto dice el fabricante que dura una batería?

28 de Junio de 2009 por paaq

Recoge Enrique Dans que las pruebas en las que se basan los fabricantes de ordenadores portátiles para determinar la duración de sus baterías serían comparables a medir el consumo de gasolina de un coche cuesta abajo y con el motor a ralentí. Los tests se hacen con la wifi apagada, con el brillo de la pantalla al mínimo y ejecutando tareas poco exigentes con el procesador.

Como hemos dicho alguna vez, la divergencia entre las expectativas y la realidad es lo que condena a la obsolescencia a muchos aparatos, problema que el marketing acrecienta. Pero, si bien todos somos capaces de comprender que un yogur que anuncia José Coronado no es un laxante, ni las compresas Evax hacen tu vida más feliz y de colores, es más difícil no creer en unas pruebas de nombre tan rotundo como MobileMark 2007. Al fin y al cabo, se trata de un test consensuado por toda la industria y diseñado por BAPCo, una organización que agrupa a empresas como AMD, Apple, Lenovo, Intel, Microsoft, Nvidia, Samsung… o sea, los que pinchan y cortan en el mundo de la informática.

Parece haber sido AMD la que ha roto la baraja, al considerar que los tests están diseñados para favorecer la idea de que los procesadores de Intel consumen menos. El tema es que probablemente sean ciertas ambas cosas: los Intel consumen menos, y los tests están amañados. Pero el caso es que a los consumidores se nos revela una verdad que ya sospechábamos: la duración de las baterías en los anuncios es tan irreal como Quicky. Cuando en el folleto publicitario de los grandes almacenes pone que la batería de un ordenador dura tres horas, ya podemos dar por hecho que será difícil ver entera una película de hora y media.

Por lo que he podido comprobar, un 80% de los usuarios de portátil directamente pasa de la batería: pone el ordenador encima de una mesa, lo enchufa a la electricidad, y no lo vuelve a mover en cuatro años. Algunos quitan la batería para que se estropee en un cajón, otros la dejan puesta. El día que se llevan el ordenador de viaje, o a casa de la prima a ver fotos, descubren indignados que la batería, ésa que duraba tres horas, no llega ni para ver una peli. Por desgracia, las baterías son elementos mortales. Duran un tiempo, y después mueren; son el elemento más determinante para la obsolescencia de un ordenador portátil. Nosotros tenemos auténticas joyas por casa que no pueden alejarse de un enchufe. Y es una pena perder la portabilidad.

Publicado en Obsolescencia | 2 Comentarios »


Cargador universal para móviles en 2012 | 17 de Febrero de 2009 por manu

Es noticia en el Mundo, ABC o el País y por supuesto ya está meneado, pero yo lo he visto primero en yahoo. A partir de 2012 el cargador de los teléfonos móviles será universal, es decir, habrá una cosa absurda menos en el planeta.

Etiquetas:    | 1 Comentario »


Cargadores y pilas recargables | 13 de Febrero de 2009 por paaq

Cargadores y pilas recargables

Han publicado en Mundo geek un imprescindible post sobre pilas recargables y sus cargadores, con conclusiones tan útiles como la de que comprar pilas alcalinas cuesta mil veces más que recargar unas de NiMH.

Etiquetas:    | Comentarios desactivados en Cargadores y pilas recargables


Algunos consejos sobre baterías

30 de Octubre de 2008 por paaq

Una de las consecuencias del abaratamiento de la informática estos años es que muchos hemos sustituido los ordenadores de sobremesa por portátiles. Yo me lo llevo hasta al baño, pero mucha gente lo tiene siempre en el mismo sitio. Por eso, recupero un artículo de El Francotirador de hace un par de años: Baterías de ión de litio: mitos y leyendas y extraigo:

¿Es perjudicial para la batería de un notebook que este trabaje siempre conectado a la corriente?

Qué bueno que lo pregunten porque no sólo ES perjudicial, sino que una computadora portátil es el escenario más nocivo sobre el cual puede funcionar una batería debido a dos factores letales: calor y estrés.

El calor actúa disminuyendo la resistencia de la batería, por lo que su capacidad para retener electricidad será cada vez menor. De hecho una batería de Litio-Ion nunca debiera trabajar a temperaturas sobre 60ºC (rango que se aproxima a los 40ºC a 50ºC de algunos notebooks). A su vez, mantener la computadora conectada a la corriente estando en uso le genera un ‘estrés’ constante, debido a que la fuerza a conservar un 100% de su carga.

El daño es tal, que una batería cuya carga se mantiene al 100% a 60ºC, luego de tres meses conservará sólo el 60% de su capacidad total, reduciendo su vida útil a escasos 12 meses.

¿Qué hacer para evitarlo? Si ocupas el notebook como reemplazo de un equipo de escritorio, lo más aconsejable es retirar la batería. Pero, como al quitarla queda abierto su compartimento, no se recomienda si la habitación donde trabajas está demasiado expuesta a la humedad o el polvo.

Por mi parte, añado que la manera ideal de guardar la batería es cargarla hasta algo menos de la mitad, envolverla en plástico alimentario, y meterla en la nevera. Mantendrá prácticamente intactas sus propiedades hasta el día en que necesites usarla en tu viaje al Caribe.

Publicado en Links | 1 Comentario »


La UE se pone las pilas

8 de Octubre de 2008 por paaq

Según escribe Gary Nevison en New Electronics (en PDF), la Unión Europea está preparando nuevas directivas sobre las baterías de productos de consumo. Sustancias como el cadmio quedarán prohibidas salvo excepciones, con lo que las baterías de níquel-cadmio desaparecerán de nuestros hogares.

Sin embargo, más interesante es la idea de obligar a que, en todos los productos de consumo que tengan batería, ésta sea fácilmente reemplazable. De esa manera se acabaría con situaciones como los reproductores mp3 de Apple, a los que hay que enviar al taller para cambiarles la pila. Así queda resuelta una de las tres quejas que se puede plantear una persona razonable sobre las baterías de hoy en día.

Vía Xataka

Publicado en Iniciativas | Comentarios desactivados en La UE se pone las pilas


Primeros pasos para el hackeo de la portada de Esquire

24 de Septiembre de 2008 por paaq

Para el número de este mes, la revista Esquire ha puesto una portada de tinta electrónica a cien mil de sus ejemplares (la tirada completa ronda los 750.000). La excusa: celebrar el 75 aniversario del magacín. La razón: publicidad y más publicidad. Y lo han conseguido; el gesto de vender miles de pantallas de tinta electrónica -fabricadas por una empresa propiedad de los dueños de Esquire- a seis dólares ha hecho correr ríos de posts y noticias. Los medios de masas, en un corta y pega de la noticia sobre la tinta electrónica que llevan diez años publicando, afirman que el futuro ya está aquí. Los blogs, en general, ponen a Esquire de chupa de dómine.

Es alentador descubrir que una de las mayores controversias en torno a este movimiento de marketing ha girado en torno a las baterías y la obsolescencia del aparato. La portada lleva seis finas pilas de botón que permiten una autonomía de 90 días. Los que las dejamos en el baño solemos tener una revista aborrecida si lleva tres meses sobre el bidé, pero cuando se trata de un ejemplo de tecnología revolucionaria y que pretende marcar un hito, y no va a llegar a la primavera que viene… poco negocio veo yo ahí. Y no es necesario tener una suprema conciencia ecoglobal para deducir que vender cien mil aparatos cuyo destino es la basura en tres meses es una guarrada enorme.

El propio editor de la revista hizo guiños a la comunidad hacker para que destriparan el aparato. Y así hoy nos hemos desayunado con los prímeros vídeos y fotos del desmontaje y las entrañas de la famosa portada. Confieso que ni siquiera había visto vídeos de la portada funcionando normalmente. Más que una hoja, parece un sobre, y en cuanto al aprovechamiento de las capacidades de la tecnología… dejémoslo en que no han gastado en diseñadores multimedia:


Pero si parecen gifs animados. Los neones de una farmacia de los ochenta son más multimedia que esto.

Una vez más, el trabajo desinteresado de la comunidad dará funcionalidad a aparatos que salen incomprensiblemente capados de fábrica. Ya sucedió con los móviles liberados, con los ipods crackeados, con las consolas, con los dvds…

Lo he visto en Make, esta vez sí

Publicado en Hackeos e ideas | Comentarios desactivados en Primeros pasos para el hackeo de la portada de Esquire


Las tres quejas sobre baterías de Hanno

26 de Julio de 2008 por paaq

Un blogger alemán ha publicado tres propuestas sobre las baterías que visten nuestros dispositivos portátiles. Son tan sencillas y escuetas que parecen un bello teorema matemático:

  1. El límite de las tres horas debe desaparecer.
  2. Las baterías deben ser reemplazables.
  3. Necesitamos un standard para dispositivos portátiles.

El tema tiene más relación con la obsolescencia de lo que parece. Hay una gran distancia entre los factores que mueven al consumidor a comprar un producto tecnológico y el uso que finalmente se le da al producto, lo que lleva a que productos mal diseñados, aunque se vendan bien, acaben antes de tiempo en la basura. El límite de las tres horas, que por supuesto no está recogido el ningún documento, lleva muchos años con nosotros (a mi Game Gear le duraban las pilas tres horas). Los teléfonos -en conversación- y los ordenadores portátiles parecen incapaces de superar esos doscientos minutos de uso; los reproductores MP3 y las videoconsolas sí que han podido.

En cuanto al segundo y tercer puntos, son todavía más evidentes. La moda impulsada por el iPod de no hacer accesible la batería, teniendo que acudir a un servicio oficial para cambiarla, será causa de miles de toneladas de residuos electrónicos en un futuro, causados principalmente porque al cacharro se le acabó la pila. La necesidad de standards, tanto en baterías como en cables o enchufes, es algo que podríamos tatuarnos todos. En resumen: cuanto más autónomos y actualizables sean nuestros productos, más cariño les tendremos y más tardaremos en tirarlos a la basura.

Publicado en Obsolescencia | Comentarios desactivados en Las tres quejas sobre baterías de Hanno