La crisis encoge la bolsa de la basura | 30 de septiembre de 2009 por paaq

Publican en Expansión un completo artículo sobre los efectos de la crisis en los residuos urbanos. En España estamos consumiendo menos, desechando menos, y reciclando más. Desafortunadamente, no comentan nada de basura electrónica.

Etiquetas:    | Comentarios desactivados


Recicla tu móvil con Tragamóvil

16 de septiembre de 2009 por admin

Hace algún tiempo comentamos la iniciativa de donatumovil.org, consistente en unos sobres prefranqueados en los que meter el aparato para, sencillamente, echarlo al buzón. Hoy hablaremos de otra campaña, más ambiciosa, promovida por los fabricantes de electrónica. Tragamóvil es una fundación que ha colocado cientos de contenedores en toda España a los que podemos arrojar nuestros viejos aparatos. Tragamóvil es un invento de Asimelec, la agrupación de empresas fabricantes, comercializadoras y distribuidoras de productos telemáticos. En Europa, las empresas generadoras de material electrónico son las responsables de su tratamiento una vez desechado, como sucede con los neumáticos o los electrodomésticos.

Tragamóvil, como buena iniciativa del siglo XXI, tiene una mascota:

Sólo comparable a Cinecito

Sólo comparable a Cinecito

También tiene un blog abandonado alojado en La Coctelera (?) y un autobús que ha recorrido España cual Barraca de García Lorca. Pero lo importante de Tragamóvil son los cienes y cienes de contenedores que han colocado, principalmente en centros comerciales, tiendas, universidades y ayuntamientos, por toda la geografía española. En su web tienen la lista de sitios donde puedes acudir a tirar tu viejo móvil en alguno de estos recipientes:

Los contenedores tienen forma de columna

Los contenedores tienen forma de columna

Y sobre todo, Tragamóvil tiene contactos tan buenos como lamentable es su mascota. Al tratarse de una iniciativa de empresas como Telefónica o Nokia, los acuerdos van desde colocar un contenedor en cada hipermercado Eroski hasta aprovechar los partidos del Atlético de Madrid para deshacerse del teléfono.

La entonces ministra de Medio Ambiente, tirando su móvil

Cristina Narbona, anterior ministra de Medio Ambiente, haciendo uso

Si escribo hoy acerca de Tragamóvil es porque esta mañana he captado por casualidad una entrevista en la radio a alguno de sus responsables. Han sido cinco minutos, y no puedo encontrar el audio para ponerlo aquí (Radio Intereconomía, a las once menos diez), pero el tipo ha dicho unas cuantas cosas muy interesantes. La primera: que Tragamóvil es una apuesta por el reciclaje, y que el 90% de los componentes de un móvil, incluyendo cables, baterías y cargadores, se pueden reciclar; y supongo que ellos van a intentarlo. Otra cosa que he podido escuchar, y son datos aterradores: en España se compran 17 millones de teléfonos móviles cada año, se cambian de media cada doce meses, y cada hogar tiene siete móviles funcionales guardados en cajones.

Tragamóvil lleva con los contenedores desde 2006, con éxito de crítica y público: el año pasado recogieron el material equivalente a nueve millones de teléfonos, que es un buen pellizco de los 20 millones de aparatos que se desecharon. Con la colocación de contenedores en lugares de paso como los centros comerciales y universidades, la cosa parece haber funcionado, y en Obsoletos nos alegramos sinceramente. Así que, funcione o no, encuentres o no la batería o el cargador, lleva toda esa basura que tienes en el cajón a un contenedor de Tragamóvil y habrás hecho algo bueno.

Publicado en e-waste, Iniciativas | 8 Comentarios »


Sodai gomi, la basura en Japón

3 de julio de 2009 por paaq

Japón es un paradigma del respeto al medio ambiente y el civismo. Uno de los signos inequívocos de esta cultura cuidadosa se manifiesta en el hecho de tirar la basura. Son famosos los cuadernos municipales que se entregan a los recién llegados a una ciudad, en la que se desgranan los diferentes tipos de basura y los días y horas a las que se puede depositar (aquí el de la ciudad de Hamura a las afueras de Tokio, 1,2 megas en PDF). Para tirar un lápiz de labios en Yokohama hay que sacar los restos, que irán a incinerar, mientras que el tubo irá o en plásticos o en metales pequeños.

Algunas basuras ni siquiera se pueden desechar gratis. Es el caso de la sodai gomi, o basura grande: grandes electrodomésticos, muebles y equipos informáticos. El gato nipón explica el proceso:

hay que llamar a un número de teléfono (que viene en la hoja de basuras, normalmente) y que cambia en función de lo que se tira. Una vez informamos de lo que queremos tirar, nos cuentan cuánto dinero tenemos que pagar. Entonces, vamos a un konbini, y compramos estos ’sellos’ que veis en la foto;

sodai1
Compramos tantos como haga falta hasta completar el precio, que suele ser de 1500, 2000 yen por cada cosa… y ponemos nuestro nombre en el espacio en blanco que hay. Entonces, lo pegamos, con lo que podamos (pegamento, celo etc) sobre el chisme que tiremos. Nos quedamos con una parte recortable como justificante de pago, y dejamos la basura en el lugar de recogida el día que nos han dicho por teléfono que lo hagamos. Es decir, una auténtica pesadez que además puede llegar a salir muy cara, en función de lo que tiremos

Existe una alternativa: las llamadas “tiendas de reciclaje” cuentan con pequeños camiones que recogen los bultos en el domicilio. Pagan algo así como el 5% del valor del electrodoméstico nuevo, así que no son ningún chollo; en algunos casos incluso cobran por recoger cosas muy cutres. Es comprensible sentir que ganamos mucho menos que ellos en el trato, y preferir acudir al canal municipal por unos miles de yenes de diferencia, con la dignidad intacta y la sensación de ser un buen ciudadano. Siempre cabe la posibilidad de que después de pagar y pegar los sellos oficiales algún vecino se adelante al camión municipal.

Como el gato nipón, la mayoría de los extranjeros que llegan a Japón se muestran incómodos con tan estricta regulación y, debido al aislamiento inicial por diferencias de idioma y a unas intensas redes de comunicación entre cada nacionalidad, existe todo un tráfico de ordenadores, neveras y microondas entre los que llegan y los que se van. El transporte tampoco es sencillo, porque en Japón pocos extranjeros tienen coche. Así que una gran parte de esos jóvenes y cotizados profesionales occidentales que han ido a trabajar a Japón viven como universitarios salmantinos, rodeados de televisores y lavadoras de quinta mano. Lo paradójico es que esto sucede en uno de los países del mundo donde la electrónica es más barata.

Si buscamos las razones de esta meticulosidad con el tratamiento de residuos, lo primero que nos vendrá a la cabeza son las propias características de la sociedad nipona: obediencia y armonía. La japonesa es una sociedad colectivista en la que cada miembro actúa sin perder de vista objetivos comunes. Otro ejemplo que comentaba antes brevemente es el del automóvil: tener coche en Japón es carísimo, no por el precio de compra, sino por los impuestos y porque hay que demostrar que se posee una plaza de garaje donde guardarlo.

Y es que los japoneses son muchos y viven apretados. Con una densidad de población más de tres veces superior a la española y un terreno montañoso y poco aprovechable, el espacio público en Japón es un bien precioso. Los japoneses no usan la calle para aparcar el coche, disfrutan de los espacios de esparcimiento de miles en miles (como a la piscina donde van los Noara) y se apiñan en los trenes para acudir al trabajo. Las estrictas leyes y reglas sociales hacen posible la convivencia de tanta gente con un gran nivel de vida en tan poco sitio, renunciando a aquellos lujos que consumen espacio común, como el coche o la carne (dada la poca superficie de pasto aprovechable, es muy costoso criar ganado).

Almacenar basura es otro de los usos marginales del espacio público al que estamos acostumbrados fuera de aquellas islas. El vertedero es un lugar presente a las afueras de Madrid, de Vancouver y de Manila. Pero en un país tan densamente poblado como Japón es difícil almacenar residuos lejos de todo asentamiento humano. En los años 30, la enfermedad de Minamata, provocada por los vertidos de una factoría de abonos en esa pequeña ciudad costera, causó más de tres mil víctimas. Este artículo de Time Asia habla de otro caso más reciente, sobre casos de cáncer en las proximidades de una planta de tratamiento de residuos.

Dado que Japón es un país rico rodeado de países no tan ricos, es razonable pensar que las fuerzas del dinero sean más poderosas que las de la ley y la responsabilidad, y que la basura pudiera acabar lejos a cambio de unos cuantos yenes. En 2000 se interceptó un barco con 122 contenedores de basura industrial con destino a Filipinas. Cabe pensar que podría ser la punta de un iceberg, pero no es tan sencillo saltarse los controles portuarios en un país donde todo entra y sale por barco.

Con estas premisas, los japoneses se han convertido en los campeones mundiales de la incineración de residuos. El 80% de la basura se incinera; el mismo porcentaje que se va al vertedero en Estados Unidos. La incineración no contamina el aire si se realiza a suficiente temperatura y a partir de residuos concretos. Incluso puede proporcionar energía si se incluyen basuras más caloríficas como los plásticos, aunque los ecologistas no son partidarios de esta solución.

La incineración, el reciclaje y la reutilización son la expresión de un largo proceso que comienza en casa, siguiendo el manual de basuras del que hablábamos al principio. Si cada hogar realiza un esfuerzo en la primera etapa de separación, la sociedad ahorra en la ya cara factura ambiental del desecho de residuos. Este esfuerzo individual ha de ser socializado, por lo que se organizan brigadas vecinales para controlar e informar. Veamos un capítulo de Sinchan en el que Misae y Michi pasan una mañana dedicadas a este menester. Ojo, es día de basura inorgánica:

Visto lo visto, me pregunto cómo será una huelga de basuras a la japonesa.

Publicado en e-waste | Comentarios desactivados


Obsoleto de la semana pasada: yo mismo

13 de noviembre de 2008 por manu

Sí amigos, aquí un servidor dándose ínfulas de artista.

Estuve la semana en la Universidad de Logroño trabajando en una instalación de Basurama que hemos llamado Basurama³. El objetivo de esta instalación (instalación suena más molón y menos convencional que obra de arte) era construir un autorretrato colectivo con la basura que cada cual produce. Vamos, que la gente se podía subir al cubo y tirar basura.


¿Verdad que es superdramático la imagen de los cablecitos agarrándose a la red?

Como ya sospechaba, la participación del público universitario fue intermitente y, quitando unas chicas que vaciaron una estantería de papeles, no muy productiva. Así que ni corto ni perezoso me fui a la nave de la gente de Chavicar a buscar basura con la que llenar el cubito.

Ya os hablaré más de esta fascinante visita. Por ahora sólo os contaré que en la inmensidad de basura que tenían encontré una caja enorme con cables de diferentes tipo.

Por supuesto al final de la semana los cables volvieron a las instalaciones de Chavicar para ser separados y reutilizados o reciclados, según cada caso. Supongo que tuve la suerte de que ningún chatarrero diera con mi cubo. No sé a cuanto está el kilo de cable de cobre, pero por poco que den ahí había muchos kilos.


La chica de la foto es Raquel, de en tu punto

Publicado en Obsoletos de honor | 2 Comentarios »


El lujo también puede quedar obsoleto

31 de octubre de 2008 por paaq

Échenle un vistazo a esta galería recopilatoria de cochazos abandonados. Ferraris, De Tomasos, Rolls, Maseratis, reposan en patios traseros, descampados y cuadras. Es sereno. Es inquietante ¿No eran éstas obras de arte que sobrevivirían al tiempo?

Publicado en Obsolescencia | Comentarios desactivados


¿Qué es lo mejor que os habéis encontrado en la basura? Sí, de verdad la gente tira esas cosas

28 de octubre de 2008 por skotperez

El jabalí
Sí, el bicho es un jabalí. Foto: algún allegado de un arquitecto que le gusta la caza y tira su ordenador casi nuevo con todos sus datos.

cogollo: vaya pepinaco te encontraste compañero
skot: ya ves, amigo
cogollo: Un core duo de 3 ghz, 1 GB de RAM, disco duro de 160GB
skot: bien es cierto, como dice manu, que hay que hacer un post sobre cuál es el mejor que nos hemos encontrado en la basura
cogollo: pues si no tenemos en cuenta las fotos que hay dentro diría que éste se lleva la palma. por cierto, era arquitecto
skot: fotos?
cogollo: no viste el jabalí?
skot: no, jaja
cogollo: pues te perdiste algo grande. cómo tiran estas cosas sin borrar las fotos por lo menos?
skot: ya ves. tirar algo así lleno de tus fotos personales, debería haber una trágica historia detrás por lo menos
cogollo: hombre, como no iba la tarjeta de vídeo yo me imagino que se quedó la pantalla en blanco, y el tipo dijo no funciona, a tomar por culo
skot: tiene sentido, y entonces no pudo borrar las fotos porque no veía nada en la pantalla
cogollo: claro. y pensó que nadie más sería capaz de verlas
skot: típico de los arquitectos: si yo no puedo…
cogollo: pero hete aquí que aparecen obsoletos por la esquina y desvelan sus secretos
cogollo: bueno, a lo que iba, que lo metimos en la urna y ya tenemos bloksoletos en físicas
skot: viva! y va como un tiro, no es eso?
cogollo: eso es
Conversación mantenida entre cogollo y skotperez por el chat del gmail el 16 de octubre de 2008.

Pues sí, este pepino es lo más potente que nos hemos encontrado en la basura. Y ahí lo tenemos, en Físicas corriendo el blocksoletos.

Desde obsoletos.org queremos llamar la atención sobre lo que hemos bautizado como el síndrome del famoso, un fenómeno que alimenta con su granito de arena el montón de cacharros tecnológicos que acaban convirtiéndose en basura. Como los famosos, hay gente que, en lo que al consumo de tecnología respecta, tira el dinero convertido en cacharro penúltimo modelo como alpiste a las palomas; en esta metáfora las palomas somos nosotros, claro. Ya hemos hablado largo y tendido sobre los mecanismos del consumo para conseguir que un aparato se vuelva cacharro inútil, así que hoy no toca.

Lo que nos preocupa más del síndrome del famoso, es que los que lo padecen, como buenos famosos, son bastante desprendidos de su intimidad, y no se plantean los problemas de hacer potencialmente públicos datos personales más o menos importantes que tiran junto a sus aparatos. El Dumpster Diving, buceo en los contenedores, es una práctica suficientemente común desde hace décadas como para que alguien ande tirando sus datos por ahí.

Según los datos de un estudio del MIT (Instituto de Tecnología de Massachussets), efectuado por un grupo de estudiantes que adquirieron 158 discos duros de sitios de subasta online y venta de segunda mano, los datos no pueden ser más alarmantes: consiguieron recuperar datos de aproximadamente 68 discos. La información recuperada de los discos estaba en una proporción del orden del 70% de datos confidenciales y sensibles, por un 30% de información no relevante. Las recuperaciones incluyeron datos de empresa, correo electrónico, pornografía, datos bancarios y datos personales diversos.

Este fragmento es de un artículo publicado en hispasec en el que podemos encontrar recetas de borrado seguro para varios tipos de dispositivos de almacenamiento.

Hay soluciones tan sofisticadas como caras: el HD-1 Professional Degausser, por ejemplo, un aparato que cuesta 2.875 dólares y fríe magnéticamente un disco duro. Pero no te preocupes, también existe dd, un programa de UNIX que incluye cualquier distribución de Linux y ocupa 38kB. Por supuesto es un programa de línea de comandos; solo con escribir en la consola dd if=/dev/urandom of=/dev/hda despídete de los datos de tu disco.

Publicado en Así va Obsoletos, e-waste | 6 Comentarios »


Dead Computers, grupo en Flickr

19 de agosto de 2008 por paaq


Núcleo magnético de una memoria de un PDP-8

Flickr, que es un buen sitio para subir nuestras fotos, es mucho mejor para encontrar fotos de otros. Las imágenes subidas por los usuarios suelen contener abundante metadata, información que los mismos usuarios se preocupan de añadir a cada foto (descripción, palabras clave, etc), lo que hace mucho más sencillo el uso de buscadores y la organización de la información. Así, el grupo de usuarios llamado Dead Computers cuenta con docenas de fotos sobre el tema, tanto de basura informática como primeros planos de circuitos desnudos. Ñam.


Monitores CRT en el fondo de un lago en Maryland. Tienden a flotar, pero los cables les impiden subir a la superficie

Publicado en Links, Obsoletos de honor | Comentarios desactivados


¿Qué significa este símbolo?

29 de julio de 2008 por paaq

Símbolo WEEE

En agosto de 2005 los países Unión Europea pusieron en marcha la directiva sobre basura electrónica, conocida como WEEE (Waste Electrical and Electronic Equipment), según la cual los aparatos electrónicos y eléctricos potencialmente contaminantes han de seguir un ciclo de recogida diferente al de la basura normal, del que se responsabilizará principalmente el fabricante o vendedor. En España he visto que se usan las siglas RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos), así que tendremos que aprendérnoslas para pedir la próxima subvención.

Esto favorece la creación de un mercado para reutilizar y reciclar basura electrónica, como el que ya hay en EEUU: Gazelle es un servicio que nos compra nuestros aparatos viejos. Cuenta con una enorme base de datos de gadgets y es muy sencillo de utilizar, con unos pocos clics sabremos cuánto nos dan por cada cosa. Que suele ser poco, pero hay quien valora no perder el tiempo intentando vender en eBay o en segundamano.

Publicado en Iniciativas, Links | 1 Comentario »


Algo no va bien

18 de junio de 2008 por manu

La otra noche me encontré en la calle tres ordenadores completos. Pedazo de tesoro. Lejos de mi casa y sin destornilladores para abrir las cajas y coger las piezas más interesantes, sólo puede llevarme uno. Lástima.

El caso es que estaba parado en un semáforo con la CPU bajo el brazo, cuando un camión de la basura pasó delante de mí. El conductor, supongo que por pura amabilidad, me preguntó por la ventanilla si quería tirar el ordenador. Obviamente le dije que no, pero la situación me ha servido para plantearme unas cuantas preguntas:

¿No se supone que la recogida es separativa?

Y aún así, ¿no se supone que un ordenador no se mete en la bolsa amarilla? Y mucho menos en la otra bolsa.

Y si por lo que sea llega un ordenador al centro de recogida y tratamiento de residuos mezclado con cáscaras de naranja y huesos de pollo, ¿lo separan o lo entierran en el vertedero con el resto de la basura?

Desde luego yo me reafirmo en la idea de que no hay un protocolo claro de cómo deshacerse de este tipo de objetos.

Y pensando en esto de los circuitos impresos mezclados con los posos del café de la mañana, me ha dado por hacer una lista de los materiales de valor que hay dentro de los aparatos obsoletos. No está completa ni es muy exhaustiva, pero sirve para dar una idea de lo que tiramos a la basura:

Móviles antiguos: oro, plata, cobre e iridio, junto con otros metales.
Móviles actuales: níquel, cobalto, vanadio o cadmio y tántalo (extraído a su vez del famoso coltán).
Frigoríficos, lavadoras, lavavajillas, etc.: cadmio, plomo, bromados, mercurio y cromo hexavalante.
Odenadores: oro, plata, cobre, estaño y plomo.
Pantallas de ordenadores o móviles: indio (derivado del Zinc).

Lo dicho, sólo una primera lista, sin tener en cuenta otros gastos indirectos como el transporte de matería prima y componentes intermedios, o la energía necesaria para producir cada objeto, que daría pie a otro post más largo.

Publicado en Así va Obsoletos, Obsolescencia | Comentarios desactivados