Obsoleto de hoy: Kenny Irwin, el loco del turbante

21 de septiembre de 2009 por paaq

Hace poco hablábamos de las posibilidades creativas de la destrucción, y mira por donde esa línea nos ha llevado a descubrir una de las personalidades más inclasificables de internet. Un artista que une oriente y occidente, lo cósmico y lo técnico, Kabul y Palm Springs. Pero empecemos por el principio: leyendo en menéame una nota sobre una obra de arte realizada con un OLPC pasado por el microondas. Velaquí:

OLPCSSlug

OLPCSSlug

Sí, es como… un gusano con ojos… saliendo de un ordenador destrozado… Sí, algo así. Es tan feo como parece, vaya, no esconde nada. Esta obra de arte está a la venta en eBay por 26.001 dólares. Un chollo, al precio que está el dólar. El autor se llama Kenny Irwin; ahora deberíamos llamarle Hassan, pues hace más de un año que tiene nombre musulmán, pero al parecer no se termina de acostumbrar.

El artista, en lo alto de un peñasco

El artista, en lo alto de un peñasco

Kenny no tiene web personal, pero sí una gran presencia en internet. Su cuenta en flickr alberga treinta y pico mil fotos, y la de youtube más de trescientos vídeos. El hombre está orgullosísimo de ser la 615ª persona más famosa de internet (¡sentimos mucho no haberte descubierto hasta hoy, Kenny!) y desde luego hay que reconocerle que se lo ha currado.

El padre de Kenny Irwin mantiene un rancho-hotel en Palm Springs donde, al parecer, se han alojado muchas celebrities desde que abrió hace cuarenta años. En ese ambiente liberal y creativo debió crecer el bueno de Kenny, cuyo destino estaba marcado: gastar mucho dinero y hacerlo de manera muy creativa ¿Un ejemplo? Nuestro amigo es autor del mayor montaje doméstico de luces de navidad de todo el mundo, al que él denomina Robochristmas y lleva ampliando desde los años 90. Lo tiene en el jardín de su casa y cada año llegan reporteros de TV de más lejos. Esa capacidad de proclamarse musulmán y pasarse semanas montando un belén… ¿no es deliciosamente californiano?

Setenta millones de bombillas

Setenta millones de bombillas alcanzó en la edición de 2008

Pero hoy no veníamos a hablar de las aficiones de Kenny. El buen hombre monta en helicóptero, hace esquí acuático, sigue el fútbol americano, turismo científico, MTV Punjab… o sea, que no acabaríamos nunca. Como artista, los robots y la estética centroasiática están muy presentes en su obra ¿Cómo se come eso? Vean este vídeo (no es necesario verlo hasta el final, es sólo para una breve inmersión en el universo estético de Kenny), los mejores robots pakistaníes del mundo:

Vale. Ahora ya estamos un poco más sintonizados. El discurso de Kenny se basa en el uso de los elementos más pop del mundo occidental inscritos en escenas del mundo musulmán, aprovechando a la vez elementos inequívocamente musulpop como los autobuses pakistaníes. Si lo piensas, es asombrosamente simple, quiero decir… somos mil millones de personas a cada lado del muro, y este hombre es el primero que se sienta a horcajadas. Su obra mantiene un escrupuloso respeto hacia todas las formas de religión o creencia, otro rasgo muy californiano; supongo que Kenny habrá tenido que dar muchas explicaciones a sus vecinos sobre su turbante y su barba, que no se dejó crecer por haber sido educado de aquella manera, sino tras viajar y reflexionar. Además escribe muy mal en inglés, y no sabemos si es parte del personaje -aportando esa ingenuidad del que no posee del todo aquello que dice- o es que fue escolarizado en casa.

La creación que nos permite hablar de Kenny en Obsoletos -porque a los amigos ya se lo hemos enseñado, y nos hemos pasado el fin de semana viendo sus vídeos- es su robot microondas: AMIR9000. Es una especie de escultura funcional hecha con una docena larga de microondas y luces de colores en el patio de casa, creada para torturar todo tipo de objetos:

Kenny, o Hassan, ha achicharrado más de doscientos objetos, mientras lo grababa en vídeos que están a nuestra disposición ¿Es más divertido ver morir un iPhone en un microondas o en una trituradora? Internet nos proporciona la respuesta, bendito siglo XXI. Por cierto, aquí está el vídeo de la creación de la obra de la primera foto del post, todo un OLPC destrozado al ritmo del magnetrón.

Y lo más interesante: tuvimos dudas de si considerar a Kenny Irwin un artista o un friki de internet (¿es que hay que elegir?) hasta que vimos su obra a la venta. Sin duda, esos veintiséis mil dólares le acreditan como artista. Uno de los más originales y productivos de los que hemos tenido noticia, y en cuyo taller hay una estantería con ojos de taxidermista, media docena de teclados de juguete encima de la mesa (ver el final del vídeo del OLPC) y cientos y cientos de cosas que cualquier novia llamaría basura y que a nosotros, qué quieres, nos hace sentirnos como en casa.

Publicado en Obsoletos de honor | 1 Comentario »


Robots para las cocinas del futuro | 8 de julio de 2009 por paaq

Robots para las cocinas del futuro

La automatización de la cocina recorre su camino poco a poco desde hace más de cien años, pero falta mucho para que robots antropomórficos nos preparen la comida a nuestro gusto. Cuenta La Voz de Galicia que se ha celebrado en Tokio una exposición que muestra el estado del arte de los androides cocineros. Están el que prepara tortitas a la plancha, la tétrica mano que coloca sushi, y el genial y espídico robot azul que raya calabacines, del que nos pedimos uno pero ya.

Etiquetas: | Comentarios desactivados


Beerbot | 1 de abril de 2009 por skotperez

Beerbot

Lockwasher tiene una buena colección de nerbots en su cuenta de flickr, clasificados por tipos: motorizados, hechos a partir de cámaras viejas, señoritas robot… A mí me ha enamorado especialmente el beerbot, versión etílica de R2D2. Lo vio Juan en space invaders.

Etiquetas:    | 2 Comentarios »


Otros mundos alimentados de tecnología obsoleta

26 de febrero de 2009 por skotperez

Me ha llamado la atención la cantidad de información que se puede encontrar en Internet sobre mundos imaginarios o reales que se nutren de tecnología obsoleta o abandonada, ya sea transformándola o sencillamente déjandola como está. Algunos son recreaciones estéticas o están inspiradas en algún mundo de ficción pero otros, los más interesantes para mí, sencillamente se han convertido en mundos espectaculares gracias al abandono y el paso del tiempo.

Ferrópolis

Ferrópolis, una mina abandonada cerca de Dessau con las antiguas máquinas extractoras de más de 100 metros que hacen de decorado al festival de música Melt! y otros eventos. Vía ecosistema urbano.

Ferropolis -- Vista panorámica

Fotos: whatsmynameagain (arriba), csproete (abajo derecha), _ Krystian PHOTOSynthesis (wild-thriving) _ (resto)

Ferropolis -- GrúaFerrópolis -- GrúaFerrópolis -- Grúa


Leer el resto… »

Publicado en e-waste, Links | Comentarios desactivados


Cuatro tipos que hacían robots

10 de febrero de 2009 por paaq

En Obsoletos nos encantan los robots. Son metálicos, nunca nos harían daño y suponen una promesa de futuro desde hace siglos. Edu nos ha pasado un enlace a una historia de los robots bastante maja, pero tras leerla e investigar un poco, creo que no aportaría nada si la tradujera tal cual; los artículos de la wikipedia de robots y autómatas son muy completos.

Así que hoy nos dedicaremos a honrar la memoria de cuatro personajes que, viviendo en continentes y siglos muy distintos, dedicaron sus esfuerzos a imitar mecánicamente las actividades que consideramos humanas. Cuatro artesanos que tuvieron que enfrentarse tanto a las limitaciones técnicas de su tiempo como a las supersticiones y malos rollos (supongo que causados mayormente por el valle inquietante).

Hermanos Banū Mūsā

Empezamos bien, porque los Banū Mūsā no eran uno, sino los tres hijos de un astrónomo e ingeniero persa llamado Mūsā ibn Shākir (de ahí su apellido, hijos de Mūsā). Vivieron en el Bagdad del siglo IX, que en aquellos tiempos era la capital científica del mundo, y se dedicaron a la ingeniería, astronomía/astrología, mecánica y ciencias en general. Su cuartel general era la Casa de la Sabiduría, una institución a medio camino entre biblioteca y universidad.

banu_musa

De izquierda a derecha, Jafar Muhammad, Al-Hasán y Ahmad

No está claro quién se dedicaba a cada cosa, y probablemente compartieran tareas, pero se les suele representar como en este sello sirio: Jafar Muhamad con sus astros celestiales, Al-Hasán con sus geometrías y matemáticas, y Ahmad como el mecánico ingeniero. Cuando en la escuela nos enseñan que los conocimientos científicos de los antiguos griegos no se perdieron gracias a los árabes, están hablando de estos tres hombres, que aprovecharon el florecimiento cultural árabe para recoger antiguas enseñanzas del mundo griego (que había ocupado regiones ahora musulmanas), y cuyos libros fueron traducidos al latín e introducidos en Europa tras su muerte.

Pero si hablamos hoy de los hermanos Banū Mūsā, es por su Kitab al-Hiyal, o Libro de los artefactos ingeniosos. Publicado en 850, abarcaba prácticamente todo el conocimiento mecánico contemporáneo e incluía unos cuantos mecanismos ideados por los propios Banū Mūsā o nunca antes plasmados sobre papel: válvulas de flotación, máscaras de gas, sensores de presión, manivelas no operadas manualmente… En total, más de cien artefactos, mecanismos y conceptos.

Probablemente, la aportación más importante de Muhammad, Hasán y Ahmad fue la separación conceptual de los mecanismos y de la mano humana. Desarrollaron un órgano que tocaba cilindros intercambiables gracias a la fuerza del agua; demasiado parecido a una pianola como para no considerarlos sus inventores. También inventaron una flauta mecánica que se podía programar, junto a otros cuantos autómatas. Un siglo después de su muerte, la fabricación de autómatas era un negocio floreciente en el mundo árabe, que pasaría al resto de Europa a través de la península ibérica.

Leonardo da Vinci

Pues sí, nuestro famoso Leonardo, además de helicópteros, escafandras, paracaídas, tanques de guerra, cuadros, esculturas y edificios, también pudo dedicar parte de su vida a los autómatas. Concretamente, construyó uno con una armadura de la época y unos cuantos hierros que tenía por allí tirados. El diseñador italiano Mario Taddei ha dedicado algunos años a investigar y reconstruir el robot davinciano, publicando todo el proceso en un libro que me quiero comprar pero ya.

leonardo-robot3

Este autómata es capaz de mover cuello y brazos con suficiente soltura como para resultar indistinguible de un humano con armadura. La idea de Leonardo era crear un ejército de soldados robots como el que hoy combate en Irak ¿Adelantado a su época? Nooo, qué va.

Hosokawa Hanzo-Yorinao

El señor Hosokawa vivió en el Japón del siglo XVIII, en pleno período Edo. Era maestro artesano de karakuris, autómatas mecánicos para el entretenimiento de las clases acomodadas, capaces de servir el té, escribir con pincel o jugar a juegos de mesa. Los karakuris tenían su origen, primero, en las transferencias culturales naturales entre China y Japón (antes de que los japoneses tuvieran escritura, China ya era un imperio centralizado), y luego en los contactos con comerciantes europeos -portugueses y holandeses, sobre todo- a partir del siglo XVI, que solían navegar cargados de relojes que ofrecían como regalos y sobornos a los mandatarios asiáticos. Además, tengo entendido que la era Edo fue bastante pacífica en comparación a lo anterior, por lo que se pudo desarollar una burguesía que no estuviera pensando constantemente en incendiar el castillo del vecino y encontrara gusto a observar cómo una especie de persona en miniatura con tripas de relojería ejecutaba tareas sencillas.

karakuribritishmuseum

Karakuri que sirve té, de principios del siglo XIX. Foto de la wikipedia

Los karakuris son un ejemplo magnífico del valle inquietante: sus formas corporales están ocultas por amplios vestidos, y cabeza y manos son de porcelana, dolorosamente reales. Los movimientos que hacen serían hoy calificados de robóticos, pero son más naturales que un break-dancer cualquiera. Para que te hagas una idea, mira este vídeo antes de seguir (tienes más vídeos en Fogonazos), se trata de un karakuri del siglo XIX:

Como decían en 30 Rock, nos pueden gustar R2D2 y Jessica Biel, pero no Tom Hanks en Polar Express. Pues bien, los japoneses tienen mucha experiencia en esto de inquietar acercándose al aspecto humano, experiencia que aprovechan hoy en día con sus malditas pelis de terror chungo.

Pero volvamos a Hosokawa-san. Además de ser un gran constructor de estas pequeñas maravillas burguesas, hizo algo que le valió pasar a la historia: escribió un libro sobre el tema que fue publicado tras su muerte, en 1798. Tres tomos repletos de cuidadosas y detalladas instrucciones sobre cómo fabricar un karakuri, desde el grosor de la tela del vestido hasta los requisitos mecánicos de las piezas interiores, junto con el espíritu que debería guiar al artesano. Es el libro sobre ingeniería más antiguo de Japón, y supuso una revolución en la forma de transmitir el conocimiento, al romper con la hermética e inviolable enseñanza de maestro a aprendiz que regía entonces.

Leonardo Torres Quevedo

El más cercano a nosotros, Torres Quevedo nació en Cantabria en 1852, estudió en Bilbao, París y Madrid, y recibió una herencia que le permitió vivir del cuento, dedicado a sus inventos. Ingeniero de caminos de formación, nada más salir de la Escuela comenzó a patentar artefactos e inventos a un ritmo febril. Dos eran las áreas favoritas del ingeniero Torres Quevedo: el transporte y los autómatas. De la primera dejó como legado el transbordador sobre las cataratas del Niágara, inaugurado en 1916. Pero sus progresos en el campo de los automatismos fueron más espectaculares: su Telekino de 1903 fue el primer mecanismo de control por ondas de radio, vamos, el primer mando a distancia. Construyó también máquinas de calcular que resolvían ecuaciones de segundo grado, y desarrolló importantes teorías sobre el cálculo algebraico por métodos mecánicos.

Pero si hablamos hoy de Torres Quevedo, es por su Ajedrecista, un autómata mecánico de 1912 que jugaba al ajedrez con una torre y un rey blancos contra un rey negro controlado por un humano, desde cualquier posición.

torresquevedo2

Y siempre ganaba

El Ajedrecista usaba electroimanes para mover las piezas, y tenía un aspecto muy poco humano. Sin embargo, es descendiente de una venerable saga de robots jugadores de ajedrez que incluye gloriosos fraudes como el del turco mecánico que engañó a toda Europa durante casi un siglo. De alguna manera, el Ajedrecista es el antonimo de aquel Turco; es moderno, transparente y científico, no un entretenimiento de salón para engañar burgueses. Y, siendo el robot más moderno de los que hemos tratado hoy aquí, no era un robot porque la palabra todavía no existía.

Publicado en Iniciativas, Links | 6 Comentarios »


Obsoleto de hoy: Yu Wulu

18 de enero de 2009 por cogollo

Ayer descubrimos a Yu Wulu. Un granjero chino que se ha convertido automáticamente en el nuevo ídolo de la redacción de Obsoletos.

El bueno de Yu, que nunca ha recibido formación en mecánica o electrónica, lleva años construyendo todo tipo de cachivaches, incluidos unos cuantos robots (como el que tira de su rickshaw en el vídeo). Y por el aspecto de sus constructos diría que comparte aficiones con nosotros y con Diógenes.


¡Atiende! ¡Cómo mueve las orejas!

Totalmente autodidacta, llegó a quemar accidentalmente su casa durante el proceso creativo, lo que casi le cuesta un divorcio. Afortunadamente, según parece consiguió llamar la atención de algún cazatalentos y ahora se gana sus buenos cuartos ayudando a universidades y compañías privadas a desarrollar robots (asesinos, espero). Todo un ejemplo de superación personal de esos que tanto gustan a chicos y mayores.

Via Hack a day

Publicado en Obsoletos de honor | 2 Comentarios »


Se acercan las Olimpiadas Robóticas

12 de octubre de 2008 por paaq

Mañana lunes tendrá lugar la Olimpiada Nacional de Robots de Abu Dhabi, clasificatoria para la Olimpiada Mundial que se celebrará en Yokohama dentro de un mes. Estos juegos están patrocinados por Lego (y unas cuantas marcas más) y tienen varias categorías junior. Si hablamos de Abu Dhabi, y no de España, es porque el mundo de la robótica deportiva está copado por tres zonas del mundo: Escandinavia, Arabia y el sudeste asiático. Algunos de los países cuyos robots siguieron líneas negras y cogieron pelotas de colores el año pasado en Taiwán fueron Egipto, Tailandia, Irán, Omán o Filipinas. Así, las naciones protagonistas del mañana preparan su supremacía. Vayamos aprendiendo tagalo.

robot olympiad korea 2008
Chavales en la Olimpiada de Corea, preparándose para la supremacía ésa

Hablaremos más sobre estas Olimpiadas, porque el tema de este año es salvando el medio ambiente (y aquí es donde enlazamos con el tema Obsoletos) y cogollo y un servidor estamos deseando ver cómo tal cosa se puede implementar en un robotillo. Según las reglas (PDF), aquellos robots que no tengan una relación clara con el tema serán descalificados. Glups.

Publicado en Iniciativas | Comentarios desactivados


Obsoletos de hoy: los Nerdbots

6 de octubre de 2008 por paaq

¿Sabían ustedes que Kansas City está en Missouri? Yo no, pero me he enterado porque allí viven los Nerdbots, hechos con objetos encontrados. Esculturas ready-made para el consumo de las masas. Pareidolias nostálgicas. Seres de metal y plástico dotados de una extraña sensibilidad.

lenny el robot
Éste es Lenny, le encanta el breakdance y cuesta 155 dólares

Se pueden comprar en la misma tienda o pedirlos por mail y pagar mediante Google Checkout. Calculo que cuando tengamos pasta para un taller propio podremos ir pensando en decorar la casa con estas monadas.

Lo vi en Make

Publicado en Obsoletos de honor | Comentarios desactivados


Aquella conferencia de Theo Jansen (redux)

2 de agosto de 2008 por cogollo

Es curioso leer una reseña sobre un evento en el que has estado. Aunque uno suele estar de acuerdo con el tono general, siempre encuentra cosas de las que no se había percatado en directo. Y echa en falta cosas que advirtió en su momento. Pero claro, si la reseña la ha escrito manu, que estaba sentado a tu lado y con quien estuviste comentando la jugada durante toda la conferencia, las diferencias te llaman poderosamente la atención.

Así que… vale… el observador tiene que interpretar el suceso. Ya sabes, uno “comprende” las cosas a la luz de sus recuerdos, sus expectativas , sus prejuicios… ese tipo de cosas. Y yo, me temo, soy un saco de prejuicios.

O sea, yo sabía de este tipo poco más o menos lo que sale en el anuncio. Ingeniero. Escultor cinético. Hace unas cosas muy curiosas que andan por la playa. Mooola. Pero te metes a su pagina web y te encuentras esto:

Since 1990 I have been occupied creating new forms of life.
Not pollen or seeds but plastic yellow tubes are used as the basic material of this new nature. I make skeletons that are able to walk on the wind, so they don’t have to eat.
Over time, these skeletons have become increasingly better at surviving the elements such as storms and water and eventually I want to put these animals out in herds on the beaches, so they will live their own lives.

Que yo que se, “nuevas formas de vida”. ¿No habiamos quedado en que eran esculturas cineticas? Sospechosamente sospechoso. Vale que son unos trastos muy chulos, que estan hechos con tubos de plastico y todo eso, pero todos sabemos que los artistas tienen demasiada facilidad para la grandilocuencia, ¿verdad?

Pues resulta que este tipo sabe lo que esta diciendo (en cierto modo, al menos). No es solo que sus criaturas alamacenen la energia del viento en forma de aire a presión (las ‘alas’ movidas por el viento bombean aire en el interior de botellas de plástico, y ese aire a presión lo utiliza luego el animal para moverse cuando no hay viento). Lo gordo es que el colega ha desarrollado todo un sistema de puertas lógicas que funcionan con ese aire almacenado.

Otra vez, para que quede claro: puertas lógicas. La sustancia de la computación. Componente último de tu ordenador y pilar básico de cualquier artilugio que tenga que manejar información. Solo que las puertas de Theo no están hechas de silicio si no de tubos de plástico, y funcionan con presión y corriente de aire, no con voltajes y flujos de electrones.

Claro que una vez que puedes procesar información el siguiente paso lógico es recopilar algo de información que procesar. Así que, además de todo esto, el señor Jansen ha dotado a sus criaturas de sensores (construidos con tubos, por supuesto) que les permiten saber, entre otras cosas, si se están metiendo en el agua (y entonces dan media vuelta) o si hace demasiado viento (y se clavan en la arena para no salir volando).


En primer plano, el mazo que usa la criatura para clavarse en la arena.

Total, que dirás que me estoy dejando llevar por mis prejuicios de nuevo, pero visto lo visto diría que estos trastos son lo que ha venido en llamarse robots. Robots neumáticos hechos con pajitas que buscan su sustento en la playa.

En cuanto a que sean una nueva forma de vida… Bueno, yo no iría tan lejos. Por las limitaciones reproductivas, más que nada. Si necesitas a un ingeniero para reproducirte estás, como mucho, a la altura de los virus. Claro que muchas plantas necesitan abejas que las polinicen. Y dirías que son seres vivos, ¿verdad?

Publicado en Obsolescencia, Obsoletos de honor | 2 Comentarios »


The Trons, robots musicales

7 de julio de 2008 por paaq

Estos hijos del rock vienen de Nueva Zelanda, están formados por motores, servos, trozos de ordenadores y piezas de lego. No tienen corazón, pero tienen mucho metal que ofrecer. Son The Trons:



Vía MAKE

Publicado en Links | Comentarios desactivados


¡A hacer robots!

3 de julio de 2008 por paaq

Hemos encontrado una web estupendástica para todo buen aficionado a los robots: Let’s make robots! A medio camino entre el blog y el wiki, como tantas otras webs sobre DIY, los usuarios suben tutoriales de sus proyectos personales y, aparte de lo intrínsecamente guays que son los robots, se aprende mucho. Y si tienes dudas, siempre está el foro.

Personalmente tengo la teoría de que estamos viviendo con los robots una época semejante a los inicios del mundo del automóvil o de la aviación: millones de geeks alrededor del mundo trabajando con sus propias manos en lo que en el futuro será una enorme industria.

Y me refiero a robots de transporte y compañía, ¿eh? No robots de cocina. Como dijeron ayer en Muchachada Nui si no tienen ojos, no pueden matar y no te los puedes follar, no son robots.

Publicado en Links | Comentarios desactivados