MacBook Pro: no es tan fácil ser verde

23 de febrero de 2009 por skotperez


Publicidad de Apple para su nueva familia de portátiles MacBook. The Greenest Family of Notebooks (30 segundos).

Apple lanzó su último remesa de MacBooks con el eslogan «La familia de portátiles más ecológica del mundo» (The World’s Greenest Family of Notebooks). Es una afirmación atrevida que justifican en el vídeo a través de tres características: su carcasa de aluminio de una pieza, lo que le permite ser completamente reciclable; funciona con un cuarto de la energía que necesita una bombilla, lo que demuestra su alta eficiencia energética; y la ausencia de elementos químicos tóxicos como el mercurio.

1. ¿Son los Macbooks la familia de portátiles más ecológicos del mundo?

La Agencia de Protección Medioambiental estadounidense (EPA) facilita una herramienta, disponible en Internet, para evaluar lo verde que es un aparato electrónico. La Herramienta de Evaluación Ambiental de los Productos Electrónicos (EPEAT) asigna una calificación a cada aparato en base a 51 criterios. Luego hace un ranking de cada tipo de dispositivo. En el de los portátiles el Apple MacBook Pro está en séptimo lugar; por delante seis modelos de Toshiba.

2. ¿Son completamente reciclables?

Según la EPEAT el último MacBook Pro es reciclable en un 90% al menos. También evalúa con una puntuación de 0 sobre 3 la selección de materiales de Apple por no usar plásticos biodegradables, y plásticos y otros materiales procedentes de procesos de reciclaje.

Mediante el Programa de Reciclaje de Apple un cliente que compre un ordenador o un monitor Apple tiene derecho a un servicio de retirada de su viejo ordenador o monitor, independientemente del fabricante. Dell, en cambio, ofrece la retirada de cualquier producto propio sin la condición de compra previa. Un punto a favor de Apple es que todo lo recicla en plantas en norteamérica, no recurriendo a las ciudades vertedero del tercer mundo.

3. ¿Puede funcionar con un cuarto de la energía necesaria para una bombilla?

Los nuevos MacBook funcionan con una pantalla retroiluminada con LEDs, lo que hace que consuman un 30% menos que una LCD convencional. Además, Apple afirma que la vida de sus baterías llega hasta los mil ciclos de carga-descarga total, lo que supone un avance sustancial con respecto a los 200 y 300 ciclos de los anteriores modelos.

Esta característica no está contrastada, aunque ya hace tres años decían que los iMac de entonces podían equipararse a una bombilla de 120 watios.

4. ¿Está libre de sustancias tóxicas?

Aunque los nuevos portátiles de Apple no están completamente libres de Brominated Flame Retardant (BFR) ni de Policloruro de Vinilo (PVC), como prometieron, sí que han reducido las cantidades considerablemente. Las baterías no contienen mercurio, cadmio; las pantallas están libres de mercurio y arsénico.

En Inhabitat han hecho un análisis exhaustivo de la nueva familia de portátiles Apple comparándolos con otros modelos que luchan por lucir la etiqueta de portátil más ecológico: un toshiba que tiene un cargador solar o un Asus con carcasa de bambú.

No es tan fácil ser verde decía la Rana Gustavo en la mejor canción infantil de todos los tiempos. Y mucho menos si eres ordenador portátil de último modelo.

Publicado en e-waste | 4 Comentarios »


4 comentarios


  1. sortear Dice:

    Los de Apple siempre se la dan de guays y se ha visto aquí como esta vez no lo son tanto.


  2. Gargadon Dice:

    ¿Pero no la rana René ya ha cantado antes cuando Apple sacó su iMac Sage? http://www.youtube.com/watch?v=ITEcoYmCZUU


  3. skotperez Dice:

    Anda, qué grande Gargadon, no conocía este anuncio de Apple. Antes, tenían difícil ser verde porque rompían con la estética del momentos, y ahora porque no llegan a ser todo lo ecológicos que dicen. Estos de Apple siempre metiéndose en camisas de once varas.


  4. Gargadon Dice:

    Y yo que pensaba que el título de la nota era un guiño a ese comercial de Apple…

    Pero es la mercadotecnia, ya todos sabemos que los fabricantes no pueden hacer algo del todo ecológico.